I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


martes, 19 de noviembre de 2013

"Y quien pensó lo más hondo, ama lo más vivo."




"Y quien pensó lo más hondo, ama lo más vivo."




De: "Poniente"


AQUELLA BALA ESCRITA PARA JACOB



Como previsto, tu último libro fue el primero. Sabías que el sentido del poema queda siempre perdido en el mismo tejido que lo engendra. Yerto tú en la piedra austral escrita en agua y luz, lo buscaste atónito y disperso. ¿Me has escuchado hablar? El libro te disparó una bala, respuesta cifrada por la pena y por la duda. Mas tu limpia mirada, sucia el alma en lucha a muerte con el ángel por los cerros del destierro, gritó gozosa: ¡Naces! Quien nacía era Jacob, confundido su nombre con el tuyo. Hoy renacemos libres en tu jardín oloroso a mareas y jazmines en que deshaces la onda humilde que arde al llegar a las arenas: La unidad se entrega siempre oculta al litoral. Y el tórculo destella en los rompientes impresos de tu voz: ¿Me oyes todavía? ¡Era la sed! Tu propio aliento escupe el mito que tanto daño hizo —con su venda en cruz clavada ante el paredón inmundo y sin misterio, que nunca permite iluminar lo abandonado. Y quien pensó lo más hondo, ama lo más vivo.


El poeta español Miguel Veyrat con su acostumbrada valiosa intertextualidad, en su prosa poética "AQUELLA BALA ESCRITA PARA JACOB", dedicada implícitamente al poeta Emilio Prados, hace una paráfrasis de un verso de Friedrich Hölderlin (1770-1843) de su poema "Sócrates y Alcibíades", que a su vez sirvió de epígrafe al poeta Emilio Prados en su último libro “La Piedra escrita”.

(Información tomada de las notas del libro "Poniente". N° 16)


Aquí pueden encontrar poema y nota


Sócrates y Alcibíades

“Venerado Sócrates, ¿por qué siempre alabas
a este joven? ¿No conoces nada más grande?
¿Por qué con amor
lo miras como a los dioses?”

Quien piensa lo más profundo ama lo más vivo,
comprende la excelsa juventud quien escruta en el mundo
y a menudo los sabios se inclinan
a la postre ante lo bello.

Friedrich Hölderlin (1770-1843)
Versión de José Manuel Recillas



Somos el eterno resplandor de estrellas




Somos el eterno resplandor de estrellas, en un momento polvo, en otro luz. De eso habla "Poniente", el último libro de poesía de Miguel Veyrat, del eterno resurgimiento. Es una poesía cuántica, a ratos parece hermética, sin embargo no se queda en los símbolos, los agota, los llena de significado y no se los guarda; con la sencillez del maestro los comparte, los explica, los pone al alcance de todos. Es una poesía de alto vuelo que como los cometas, guarda el secreto de todo el universo, incluido el hombre. 


Ayer escuchaba una vez más la brillante exposición poética que llevó a cabo su autor hace un año, el sábado 10 de noviembre de 2012, en el local de La Fuga librerías, en Sevilla, organizado por Cercanías en su ciclo “Reflexiones abiertas sobre poesía contemporánea”, donde Miguel Veyrat fue presentado por el joven poeta sevillano José María Gómez Valero.

Mientras escuchaba, me surgió la idea de hacer esta reseña sobre el evento porque lo allí dicho puede, a mi humilde opinión, aportar mucho en la lectura de este poemario. Al final dejo el link para que puedan escuchar el evento completo y otro link para quien desee adquirir el libro.

Así nos introduce a su lectura el poeta Antonio Crespo Massieu, en el prólogo: 

"Este viaje a Poniente es también aceptación de la muerte desde la plenitud de la vida y la palabra, un inclinarse ante el misterio definitivo, fin de un viaje circular que cierra la esfera y es también regreso. ¡Cómo resuena aquí Juan Ramón (el que deseaba ser completado juntando su mitad de luz con su mitad de sombra para ser “equilibrio eterno / en la mente del mundo”) o las palabras de Rilke, lo desvelado por la palabra poética o la tradición hermética! En este regreso a la materia, a lo primordial, origen y fin confluyen. Y este viaje, herido por la belleza del mundo, por la palabra que la salva, es también un regreso: “He ido donde la belleza pareció ser toda nueva / para siempre, y en el último día hallé/ el primero”. Equilibrio del mundo, círculo que se cierra o elipse donde los tiempos se confunden y encuentran." 

José María Gómez Valero, en su presentación nos dice que "Poniente" es un libro hecho para permanecer, y como tal, ambicioso y valiente, que invita a hundirse en la materia buscando su enigma intensa y apasionadamente. Y cita al poeta argentino Roberto Juarroz

"Sacar la palabra del lugar de la palabra 
y ponerla en el sitio de aquello que no habla" (...) 

"Hay fragmentos de palabras
adentro de todas las cosas,
como restos de una antigua siembra.
Para poder hallarlos
es preciso recuperar el balbuceo
del comienzo o el fin." (...)

MV dice en "Poniente": "El sol ya sólo existe en las palabras." (Poema "CATÁBASIS")

"En cada palabra late el lenguaje entero, / como en toda estrella el orden libre / del universo." (Poema "LENGUAS, PATRIAS, LABERINTOS

"Cuando el viento que siembra / estrellas / penetra un verbo que agita / el lenguaje entero, / vibra el orden / de todo el universo. (Poema "LUZ QUE VEE"

MV nos dice de "Poniente", bajo una mirada cuántica: "Es un libro sobre la vida y no sobre la muerte, como suele pensarse, es sobre un hombre que sabe que estuvo muerto y renació." 

Perduración de un canto, eco de todas las voces. Tras el Poniente vendrá el Levante. La tierra y el universo entero evoluciona de la nada al caos, del caos al cosmos; e involuciona del cosmos a la nada y a un nuevo Big Bang.

En esta presentación Miguel Veyrat nos da la clave para la lectura de "Poniente" y por proyección, de toda su poesía.


*  Recital completo de Miguel Veyrat en Cercanías, Sevilla, sábado 10 de noviembre de 2012:



*  Para adquirir el libro:





* * *





* Miguel Veyrat,  escritor, periodista y traductor español (Valencia, 1938). Ha publicado numerosos libros de poesía, narrativa, periodismo y ensayo, estos últimos en el marco de su actividad intelectual y docente como conferenciante y profesor fundador de la primera Facultad de Ciencias de la Información del Estado Español en la Universidad Complutense. En 2007 recibe el Premio Stendhal de traducción por su labor.



La palabra poética de Miguel Veyrat persigue el pluralismo esencial de la voz humana, liberándose en cada caso del sentido único que sucesivas glaciaciones religiosas y políticas de la historia del pensamiento han encadenado a los significantes propios del arte y las literaturas. Se ocupa así, a través del diálogo entre culturas e inmerso en una intensa vitalidad lírica, del abismo, de la ausencia de amor, libertad o igualdad, y del absurdo de una vida entregada a la muerte que puede alcanzar su redención en la poesía. (Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes)





Miguel Veyrat en "ojosdepapel.com", sus análisis literarios y artículos sobre su obra. Gran parte de su poesía.

sábado, 2 de noviembre de 2013

"El señor Ibrahim y las flores del Corán"

En estos día vi por segunda vez la película francesa de corta duración (94 min.) "El señor Ibrahim y las flores del Corán", con Omar Sharif, dirigida por François Dupeyron, basada en la novela y obra de teatro homónimas, de Éric-Emmanuel Schmitt.




La película trata el despertar de un adolescente al que la vida le ha deparado muchos problemas, fue abandonado por su madre, sus abuelos paternos murieron en el holocausto, su padre abogado, vive en función del trabajo y sumido en una depresión, lo que le hace ser un padre ausente y lejano. 

El niño, de nombre Moses (Pierre Boulanger), a quién llaman Momo, hijo de un judío desprendido de las prácticas religiosas, debe asumir labores domésticas y responsabilidades más allá de su edad. 

A la condición de pobreza, debemos agregar la cesantía del padre y finalmente su suicidio. Antes de tomar esta drástica decisión, le deja a su hijo una carta de despedida.

Todas las dificultades del niño, en esta crítica edad (adolescencia viene de adolescer) se agudizan por la escasez de recursos y por el abandono en que vive. Es una etapa decisiva para la autoconfirmación, para saber quién es y quién quiere ser. A falta de un padre presente, encuentra apoyo en un musulmán, sufí de Anatolia, "la media luna de oro" como él la llama. Su nuevo amigo es un pequeño comerciante de barrio, quien finalmente lo adopta, a solicitud del niño.

Juntos emprenden un viaje que para el anciano es su peregrinación final y para el adolescente, un verdadero viaje iniciático.  El anciano de nombre Ibrahim resulta ser un muy buen maestro. Este viaje es desde Francia donde viven en un barrio marginal y multirracial, hasta Anatolia, en automóvil, atravesando toda Europa.

Este viaje muestra el encuentro entre generaciones, religiones y culturas diferentes y demuestra que toda convivencia es posible cuando hay respeto, tolerancia y amistad.  La experiencias vividas se convierten así en maestras.

Dice el resumen del libro:
"En el París de los años sesenta, Momo, un muchacho judío de 13 años se hace amigo del tendero árabe de la calle Bleu de Paris. Pero las apariencias siempre son engañosas: el Sr. Ibrahim, el tendero, no es árabe, la calle Azul no es azul y el muchacho puede no ser judío."
Premios: César(2003) al Mejor actor (Omar Sharif) y Globo de oro (2003) a la mejor película extranjera.

Enseñanzas de Ibrahim:
"La lentitud es la clave para ser feliz"

"Sonríe siempre... habla con la sonrisa..."

"A las mujeres hay que mirarlas como diciéndoles 'nunca había visto tanta belleza'

"Donde quiera que mires, puedes encontrar belleza"

"Tu amor por otra persona es tuyo. Te pertenece a ti.  Si la otra persona lo rechaza, sólo ella está perdiendo.  Lo que tú das es tuyo para siempre.  Lo que tú guardas, se pierde para siempre".

"Escucha"

"No tengas miedo" (una expresión que en la Biblia se encuentra 365 veces, una por cada día del año).

"No me voy a morir, voy a incorporarme a la inmensidad"





En su viaje, al llegar a Turquía, presencian la danza de unos derviches giróvagos, que entran a una especie de éxtasis místico, mientras giran en torno a su corazón, en el que habita Dios, con su cabeza inclinada sobre el hombro derecho, los brazos elevados, la mano derecha mirando hacia el cielo y la mano izquierda hacia la tierra, como signo de unión entre lo divino y lo humano.  Al girar mantienen el equilibrio y se convierten en abrasadas antorchas. Ibrahim le dice a Momo: "El corazón de un hombre es como un pájaro enjaulado... si tú bailas, él canta." 

La historia está contada en primera persona, por Momo y hay un fragmento del libro que se refiere a los efectos que fue dejando ese viaje en el protagonista:

"Teníamos un montón de juegos. Él me hacía entrar en los templos religiosos con una venda en los ojos para que yo adivinara la religión por el olor.

- Aquí huele a velas, es una iglesia católica.
-Pues sí, es San Antonio.

-Aquí huele a incienso, es ortodoxa.
-Sí, es Santa Sofía.

-Y aquí huele a pies, es una mezquita musulmana. ¡Oh, en serio, aquí apesta...!
-¿Qué? ¡Pero si es la Mezquita Azul! ¿Un lugar que huele a persona no es lo suficientemente bueno para ti? ¿Qué pasa, es que a ti no te huelen nunca los pies? Es un lugar de oración que huele a hombre, que está hecho para los hombres, con hombres en su interior, ¿eso te da asco?..."

Película completa (ajustar los subtítulos, en el recuadro)