I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


miércoles, 29 de junio de 2011

¿A dónde van las palabras que no se dijeron?



¿Acaso "se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia"?


¿A DÓNDE VAN?

Silvio Rodríguez


¿A dónde van las palabras que no se quedaron?
¿A dónde van las miradas que un día partieron?
¿Acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón?
¿O se acurrucan, entre las rendijas, buscando calor?
¿Acaso ruedan sobre los cristales, cual gotas de lluvia que quieren pasar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿acaso se van?
¿Y a dónde van? ¿a dónde van?


¿En que estarán convertidos mis viejos zapatos?
¿A dónde fueron a dar tantas hojas de un árbol?
¿Por dónde están las angustias, que desde tus ojos saltaron por mí?
¿A dónde fueron mis palabras sucias de sangre de abril?
¿A dónde van ahora mismo estos cuerpos, que no puedo nunca dejar de alumbrar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿acaso se van?
¿Y a dónde van? ¿a dónde van?


¿A dónde va lo común, lo de todos los días?
¿El descalzarse en la puerta, la mano amiga?
¿A dónde va la sorpresa, casi cotidiana del atardecer?
¿A dónde va el mantel de la mesa, el café de ayer?
¿A dónde van los pequeños terribles encantos que tiene el hogar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo? ¿acaso se van?
¿Y a dónde van? ¿a dónde van?






¿A dónde van?



¿A dónde van las palabras que no se dijeron?
¿Acaso "se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia"?


"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais.
Atacar naves en llamas más allá de Orión.
He visto Rayos-C brillar en la oscuridad,
cerca de la puerta de Tannhäuser.
Todos esos momentos se perderán en el tiempo
como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir".


*   El Replicante Roy Batty antes de morir,  en "Blade Runner", una de las citas más emblemáticas del cine y no hay duda de que fue tomada de este poema de Arthur Rimbaud:







EL BARCO EBRIO

Arthur Rimbaud


" Mientras descendía por ríos impasibles,
sentí que los remolcadores dejaban de guiarme:
Los pieles rojas gritones los tomaron por blancos,
clavándolos desnudos en postes de colores.

No me importaba el cargamento,
fuera trigo flamenco o algodón inglés.
Cuando terminó el lío de los remolcadores,
los ríos me dejaron descender donde quisiera.

En los furiosos chapoteos de las mareas,
yo, el otro invierno, más sordo que los cerebros de los niños,
¡corrí! y las penínsulas desamarradas
jamás han tolerado juicio más triunfal.

La tempestad bendijo mis desvelos marítimos,
más liviano que un corcho dancé sobre las olas
llamadas eternas arrolladoras de víctimas,
¡diez noches, sin extrañar el ojo idiota de los faros!

Más dulce que a los niños las manzanas ácidas,
el agua verde penetró mi casco de abeto
y las manchas de vinos azules y de vómitos
me lavó, dispersando mi timón y mi ancla.

Y desde entonces, me bañé en el poema
de la mar, lleno de estrellas, y latescente,
devorando los azules verdosos; donde, flotando
pálido y satisfecho, un ahogado pensativo desciende;
¡donde, tiñendo de un golpe las azulidades, delirios
y ritmos lentos bajo los destellos del día,
más fuertes que el alcohol, más amplios que nuestras liras,
fermentaban las amargas rojeces del amor!

Yo sé de los cielos que estallan en rayos, y de las trombas
y de las resacas y de las corrientes:
¡yo sé de la tarde, del alba exaltada como un pueblo de palomas,
y he visto alguna vez, eso que el hombre ha creído ver!
¡Yo he visto el sol caído, manchado de místicos horrores
iluminando los largos flecos violetas,
parecidas a los actores de dramas muy antiguos
las olas meciendo a lo lejos sus temblores de moaré!

¡Yo soñé la noche verde de las nieves deslumbrantes,
besos que suben de los ojos de los mares con lentitud,
la circulación de las savias inauditas,
y el despertar amarillo y azul de los fósforos cantores!

¡Yo seguí, durante meses, imitando a los ganados
enloquecidos, las olas en el asalto de los arrecifes,
sin pensar que los pies luminosos de las Marías
pudiesen frenar el morro de los Océanos asmáticos!

¡Yo embestí, sabed, las increíbles Floridas
mezclando las flores de los ojos de las panteras con la piel
de los hombres! ¡Los arcos iris tendidos como riendas
bajo el horizonte de los mares, en los glaucos rebaños!

¡Yo he visto fermentar los enormes pantanos, trampas
en las que se pudre en los juncos todo un Leviatán;
los derrumbes de las aguas en medio de la calma,
y las lejanías abismales caer en cataratas!

¡Glaciares, soles de plata, olas perladas, cielos de brasas!
naufragios odiosos en el fondo de golfos oscuros
donde serpientes gigantes devoradas por alimañas
caen, de los árboles torcidos, con negros perfumes!
Yo hubiera querido enseñar a los niños esos dorados
de la ola azul, los peces de oro, los peces cantores.

Las espumas de las flores han bendecido mis vagabundeos
y vientos inefables me dieron sus alas por un momento.
A veces, mártir cansada de polos y de zonas,
la mar cuyo sollozo hizo mi balanceo más dulce
elevó hacia mí sus flores de sombra de ventosas amarillas
y yo permanecía, al igual que una mujer, de rodillas...

Casi isla, quitando de mis bordas las querellas
y los excrementos de los pájaros cantores de ojos rubios.
¡Y yo bogué, mientras atravesando mis frágiles cordajes
los ahogados descendían a dormir, reculando!

O yo, barco perdido bajo los cabellos de las algas,
arrojado por el huracán contra el éter sin pájaros,
yo, a quien los monitores y los veleros del Hansa
no hubieran salvado la carcasa borracha de agua;
Libre, humeante, montado de brumas violetas,
yo, que agujereaba el cielo rojeante como una pared
que lleva, confitura exquisita para los buenos poetas,
líquenes de sol y flemas de azur;

Yo que corría, manchado de lúnulas eléctricas,
tabla loca, escoltada por hipocampos negros,
cuando los julios hacían caer a golpes de bastón
los cielos ultramarinos de las ardientes tolvas;

¡Yo que temblaba, sintiendo gemir a cincuenta leguas
el celo de los Behemots y los Maelstroms espesos,
eterno hilandero de las inmovilidades azules,
yo extraño la Europa de los viejos parapetos!

¡Yo he visto los archipiélagos siderales! y las islas
donde los cielos delirantes están abiertos al viajero:
¿Es en estas noches sin fondo en las que te duermes y te exilas,
millón de pájaros de oro, oh Vigor futuro?

¡Pero, de verdad, yo lloré demasiado!
Las Albas son desoladoras,
toda luna es atroz y todo sol amargo:
El acre amor me ha hinchado de torpezas embriagadoras.

¡Oh que mi quilla estalle! ¡Oh que yo me hunda en la mar!
Si yo deseo un agua de Europa, es el charco
negro y frío donde, en el crepúsculo embalsamado
un niño en cuclillas colmado de tristezas, suelta
un barco frágil como una mariposa de mayo.

Yo no puedo más, bañado por vuestras languideces, oh olas,
arrancar su estela a los portadores de algodones,
ni atravesar el orgullo de las banderas y estandartes,
ni nadar bajo los ojos horribles de los pontones. "



* Jean Nicolas Arthur Rimbaud (Charleville 1854 - Marsella 1891) poeta francés, un genio precoz, "l'enfant terrible".   Se le identifica tanto con el movimiento simbolista, junto a Mallarmé, como al decadentista, junto a Verlaine, con quien vivió un tormentoso romance.  Es circunscrito por éste al círculo de los llamados "poetas malditos", al que el propio Verlaine pertenecía.

En este poema Rimbaud recrea un viaje que simboliza al poeta que escarba sus raíces desde los juegos de niños y sus frágiles barquitos de papel; retrotrayendo a su memoria esos tiempos en que ya se sentía diferente al resto de sus compañeros de juegos.

El viaje representa las experiencias de vida del poeta, cuando ha navegado por aguas claras y turbias, por mares calmos y tortuosas tempestades.  Los logros infantiles de dominio sobre su frágil barco, son prefiguras del numen poético.  El poeta nunca olvida sus raíces y en cada nueva creación vuelve a empezar desde la nada, como desde su propia infancia.

Cada obra poética encierra todo el esfuerzo a veces sobrehumano del dominio sobre su genio.  Lo accidentado del viaje y el conceptuarlo como el vaivén de un ebrio, representa muy bien la lucha interna de cada poeta durante el ejercicio de su don.  La tensión permanente de la sed de llegar a los extremos del genio poético, nunca estar dispuesto a conformarse con lo inmediato, lo fácil, lo mediocre.

Pero en medio del viaje es necesario encontrar remansos, islas tranquilas con sus propias Calipsos, Circes y otras Perseidas varias, donde aquietar el espíritu, algo así como el regazo donde descanse el guerrero, para posteriormente estar en condiciones de reiniciar el viaje una y otra vez.

Este poema lo escribió en 1871, a los 17 años y murió a la temprana edad de 37 años.

* Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Arthur_Rimbaud

martes, 28 de junio de 2011

Bodas de Sangre


"Bodas de Sangre"  -  Emilio Díaz-Cantelar


Esta obra del poeta  andaluz Federico García Lorca es una tragedia en verso y en prosa, en tres actos y siete cuadros.  Fue escrita en 1931,  se estrenó en el teatro Beatriz de Madrid en 1933, por la Compañía de Josefina Díaz y Manuel Collado y fue publicada en su 1ª edición en 1935,  en vida de su autor. 

“Vocerío que crece como una marejada y que termina en un apogeo de gloria; la sala entera estalla en una ovación que obliga al autor a salir a escena.”  Así cuenta  Carlos Morla Lynch, diplomático chileno destinado en Madrid, sus impresiones sobre la noche del estreno.

Lorca se basó en hechos reales producidos el 22 de julio de 1928 en el Cortijo del Fraile, Níjar, Almería.

“Desde la vida y la muerte, a lo antiguo y lo moderno, en la manera de ver la tragedia. Todo ello enmarcado en un paisaje andaluz trágico y universal.”

Ya en el nombre de la obra se puede presagiar la tragedia presente a lo largo de toda ella.

Símbolos:  Como todo lo de Lorca,  está escrita con pasión,  con fuerza,  lleno de símbolos y de diferentes matices.  El caballo significa la pasión desbocada que lleva a la muerte.  La Luna anuncia la violencia,  la sangre y la muerte.  El cuchillo presagia la muerte.

Fue adaptada por Antonio Gades,  bailarín y coreógrafo, para una versión en danza titulada “Crónica del suceso de bodas de sangre” obra que junto a la Compañía de Bailes Españoles fue estrenada el 2 de abril de 1974, en el Teatro Olímpico de Roma,  con música de Emilio de Diego y textos de Lorca.  Esta versión posteriormente fue llevada al cine por el aragonés Carlos Saura en 1981, con Antonio Gades de nuevo como bailarín y coreógrafo,  en el papel de Leonardo,  acompañado por Cristina Hoyos como La Novia.



La creación coreográfica de Gades ha sido considerada como uno de los hitos de la danza española,  donde se mezcla ballet clásico,  danza moderna y flamenco.

Fue filmada en una sala de ensayo,  al desnudo,  donde la escenografía es mínima y lo único que destaca son los personajes,  el texto y la danza.


I PARTE

Es la mañana de la boda, la criada comienza con los arreglos de la novia, el primero en llegar es Leonardo, quien se había adelantado a todos los convidados con la intención de hablar con la novia, ésta se estremece al verle, y la criada lo enviste con reclamos por importunar a la novia en la mañana de su boda.

Leonardo un antiguo amor de la novia,  arrastrado por la pasión que le consume día a día, interpela a la Novia momentos antes de llegar los invitados, ambos se reprochan decisiones pasadas, la libertad de elegir fue castigada por las diferencias sociales y económicas del círculo familiar...Una culpa nueva que se come a la otra...

Leonardo expone los sentimientos que le queman el alma

Leonardo:  Dímelo. ¿Quién he sido yo para ti? Abre y refresca tu recuerdo. Pero dos bueyes y una mala choza son casi nada. Esa es la espina.

Amarrado por ti, hecho con tus dos manos. A mí me pueden matar, pero no me pueden escupir. Y la plata, que brilla tanto, escupe algunas veces.
 Después de mi casamiento he pensado noche y día de quién era la culpa, y cada vez que pienso sale una culpa nueva que se come a la otra; pero ¡siempre hay culpa!

Callar y quemarse es el castigo más grande que nos podemos echar encima. ¿De qué me sirvió a mí el orgullo y el no mirarte y el dejarte despierta noches y noches? ¡De nada! ¡Sirvió para echarme fuego encima! Porque tú crees que el tiempo cura y que las paredes tapan, y no es verdad, no es verdad. ¡Cuando las cosas llegan a los centros, no hay quien las arranque!

No me quedo tranquilo si no te digo estas cosas. Yo me casé. Cásate tú ahora.

***

Despierte la novia
la mañana de la boda;
ruede la ronda
y en cada balcón una corona.


Que despierte
con el ramo verde
del amor florido.
¡Que despierte
por el tronco y la rama
de los laureles!


El novio parece la flor del oro
¡Aires de sosiego le manan los ojos!






***

II PARTE:   (Acto Segundo. Cuadro  I)

Después del hermoso cuadro del arreglo de novia en el zaguán, mientras despunta el día,  al grito de ¡Que salga la novia! ¡Que despierte la novia!,  irrumpen en alegre tropel, los amigos y familiares alborozados,  sin percibir la tragedia escondida.

Despierte la novia
la mañana de la boda.
¡Que los ríos del mundo
lleven tu corona!


Que despierte
con el ramo verde
del laurel florido.
¡Que despierte
por el tronco y la rama
de los laureles!

¡Despierte la novia
la mañana de la boda!

Que despierte
con el largo pelo,
camisa de nieve,
botas de charol y plata
y jazmines en la frente.

La novia
se ha puesto su blanca corona,
y el novio
se la prende con lazos de oro.

***

La madre del novio siente una indescriptible opresión en su pecho al enterarse que la novia de su hijo había sido novia de uno de los Félix.

La Novia se encamina a la iglesia, en medio de gran algarabía, la madre del novio ha reconocido a Leonardo, se agolpa el resentimiento en su corazón...  Los Félix ...  Los Félix ...  Leonardo pertenece a la familia de los Félix, aquellos que la hundieron en el pozo de la tristeza eterna y trajeron el luto a su vida.

Ya sales de tu casa
para la iglesia!

¡El aire pone flores
por las arenas!

¡Ay la blanca niña!

Aire oscuro el encaje
de su mantilla.


***

La novia, la blanca novia
hoy doncella,
mañana señora.

Se oyen guitarras, palillos y panderetas.

Leonardo y su mujer quedan rezagados,  Ella le exige a éste que la acompañe a la boda, comienza a intuir que algo grave pasa y aunque sospecha la razón, prefiere callar.

Mujer:  ¿Por qué me miras así? Tienes una espina en cada ojo.

Leonardo:  ¡Vamos!

Mujer:  No sé lo que pasa. Pero pienso y no quiero pensar. Una cosa sé. Yo ya estoy despachada. Pero tengo un hijo. Y otro que viene. Vamos andando. El mismo sino tuvo mi madre. Pero de aquí no me muevo.

Al salir de tu casa
para la iglesia,
acuérdate que sales
como una estrella.

***

Ya todos reunidos y habiéndose celebrado nupcias, los invitados y familiares comparten el alborozo y dicha de los novios.

Que relumbre la casa y se llenen de miel las almendras amargas. Pon los manteles ya, prepara el vino ya, porque el novio es un palomo con todo el pecho plata, y espera en el campo el rumbo de la sangre derramada. Giraba la rueda, giraba, giraba giraba la rueda el agua pasada.





***

III PARTE:   Descenlace

El entusiasmo de los invitados era cada vez mayor, todo era perfecto, llegó el momento en que los novios debían dirigir el baile de ronda, cuando el novio y su suegro fueron a buscar a la novia para comenzar el baile, ésta había desaparecido, la buscaron por todas partes hasta que la mujer de Leonardo, llena de agitación, se acerca a ellos para informarles que Leonardo y la novia habían huido a lomo de caballo. De inmediato el novio emprende su persecución, la familia de él se despide y se apresuran a prestar su auxilio al novio. La madre del novio por su parte hace lo mismo y se retira al tiempo que lanza imprecaciones a la familia de la novia y a la de los Félix.

Cuando llega el momento de la boda, la novia comienza a presenciar el reavivamiento de la llama de un viejo amor que nunca se extinguió, y en un arrobo de amor enceguecedor, una vez consumada la ceremonia, accede a escaparse con Leonardo. Por su parte, el joven novio, herido y ultrajado, decide darles alcance y así resarcir no sólo el daño del que fue objeto, sino también acallar el clamor de venganza de su familia por el asesinato de su gente; y con el presagio de la luna, y cuchillo en mano, ambos jóvenes mueren ultimados por ellos mismos, en una noche teñida de sangre.

La persecución está en marcha. En el bosque un grupo de leñadores conversan sobre la gravedad de los acontecimientos, todos conocen la tragedia que ya pesa en las espaldas de la familia del novio, la afrenta recibida de los Félix está por encontrar un desenlace cruento. El amor no extinto entre Leonardo y la novia no alcanza a ser un atenuante para la deshonra de que ha sido objeto el novio y su familia. En el corazón del novio sólo se escucha un clamor de venganza, la fuerza de sus antepasados se hace una con la suya en la sed de justicia.   La luna es testigo de cuanto ocurre...

Los enamorados huyen, corren a donde su amor pueda ser posible, saben que tal vez no volverán a ver la aurora, saben que nada los salvará, que su amor, al tiempo que los bendice es también su perdición.

La novia insta a Leonardo a que huya, y con todo el valor del que es capaz una enamorada le dice estar dispuesta a enfrentar sola la muerte, Leonardo por su parte se muestra firme y fiel al sentimiento, y declara que sólo muerto se volvería a separar de ella.


La Novia:  Estas manos que son tuyas,
pero que al verte quisieran
quebrar las ramas azules
y el murmullo de tus venas.
¡Te quiero! ¡Te quiero! ¡Aparta!
Que si matarte pudiera,
te pondría una mortaja
con los filos de violetas.
¡Ay, qué lamento, qué fuego
me sube por la cabeza!


Leonardo:  ¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!
Porque yo quise olvidar
y puse un muro de piedra
entre tu casa y la mía.
Es verdad. ¿No lo recuerdas?
Y cuando te vi de lejos
me eché en los ojos arena.
Pero montaba a caballo
y el caballo iba a tu puerta.

La Novia:  Y yo dormiré a tus pies
para guardar lo que sueñas.
Desnuda, mirando al campo,
como si fuera una perra.


Leonardo:   (Abrazándola)
¡Como quieras!
Si nos separan, será
porque esté muerto.


La Novia:  Y yo muerta.

El rojo ha cubierto el cielo y la tierra, los dos jóvenes han encontrado de frente su destino, era su sino acabar de esta forma, ambos ofrendaban su vida por amor.

(Aparece la novia. Viene sin azahar y con un manto negro.)

Al esconderse el último rayo de sol la novia aparece en casa de su suegra, es el momento donde ella se dispone con el corazón henchido de amor y arrepentimiento a soportar su castigo.

La Novia:  Que quiero que sepa que yo soy limpia, que estaré loca, pero que me puedan enterrar sin que ningún hombre se haya mirado en la blancura de mis pechos.







*  Esta parte fue creada sin música y con efecto cámara lenta,  para darle mayor dramatismo.



"Abanico y flores"  -  Julio Romero de Torres

domingo, 26 de junio de 2011

Cuando despiertes...








Cuando despiertes
Te contará la aurora
Que tuve un sueño
En que tú aparecías
Convertido en promesa





Tanka de Teresa Berenguer (España)

¿ Dónde andas amor...?


¿ Dónde andas amor
que hasta tu sombra no te encuentra ?...



Margarita Parada Palma


Hay personas...


"Expectations" (detalle), Cliff de Moher, Irlanda  -  Christophe Vacher

¿Te ha pasado que estando demasiado ocupado en vivir,  de pronto llega alguien y te hace doblar la esquina de tu vida y transitar por una calle que no habías descubierto?



No hablo de aquello que dicen que se siente al enamorarse,  eso es más simple,  hablo de alguien que trastoca todos tus argumentos,  o al menos les da otra perspectiva; y al mismo tiempo te enseña con la propiedad de un verdadero maestro,  a afinar los ojos y mirar para ver de un modo distinto cada cosa que te rodea.

Una persona así deja una huella tan profunda que ni el tiempo ni la distancia la logra borrar.  Y entonces comprendes que ambos conceptos:  tiempo y distancia son relativos,  más allá de lo que dice la física cuántica.

Esa persona,  así sencillamente entra en tu vida y se queda allí para siempre.  Abre tu ventana de par en par y como por arte de magia se devela el misterio de las cosas y las disfrutas como jamás lo experimentaste antes.  El cielo enrojecido del ocaso sobre el mar,  con un sol que se recoge humildemente dirigiéndose hacia el oeste,  dando paso a la luna que se levanta como un disco de plata y se apodera de la noche,  que es más noche por ella.



Luna y Pléyades - Marek Nikodem

Esa persona que te ha enseñado el nombre de las estrellas y su significado en tu vida,  el mismo que apropiándose de ellas te las regala, enseñándote a escucharlas en medio del silencio de la noche.

Esa persona que se ha tomado la molestia de explicarte que el segundo no es sólo aquello de lo que está formado un minuto,  sino el pulso mismo de tu corazón y el suyo.  Desde entoces no necesitarás llevar reloj porque el tiempo estará acompasado con tu interior.

Esa persona que te ha enseñado tantas cosas inimaginables e inconmesurables,  que te vuelven adicto a la belleza.   Te lleva de la mano a descubrir la gama de colores que conforman la música.  Así también aprendes que el universo es una sinfonía inconclusa.  Y que todo en la vida es poesía,  música y silencio,  que todo responde a las matemáticas ocultas de la naturaleza.  Que cada cosa es parte de un todo universal,  que no es ya más universo sino multiverso.  Que no es necesario viajar años luz porque todo está al interior de ti mismo.

Esa persona que te ha guiado en tu viaje de aprendizaje y te ha ayudado a descubrir que la belleza no se crea sino se descubre,  que el pentagrama es sólo una forma de escritura,  pero que la música brota del entorno y del interno,  colándose por todos los sentidos.  Que la letra de una canción es una carta de amor que sobrevuela océanos en alas del viento y se posa suavemente en tus oídos para que escuches su mensaje.  Que los sentidos humanos son relativos,  que también se puede besar con la mirada y escribir en la piel para leer con las manos y los labios.

Esa persona que te ha enseñado a disfrutar el todo cambiante en una fotografía inmovil que capta la belleza de un segundo.  Que te ha enseñado a descubrir el mensaje casi imperceptible de una obra de arte,  con todo su bagaje de significado.

Te ha enseñado a escudriñar una buena película,  más allá de la intención del director,  aplicando tu propia mirada.

De seguro el aprendizaje ha sido mutuo junto con una sincronía total,  lo que sólo se da a plenitud entre las almas gemelas (Anam Cara gaélico).



"Se dice que algunas vidas están ligadas a través del tiempo,
conectadas por un llamado ancestral que hace eco a través de los años...
y algunos lo llaman destino." 

("Príncipe de Persia")

"Orgullo y Prejuicio"

Como muestra de lo que digo,  hoy por enésima vez estuve viendo la vieja película "Dirty Dancing",  y como en todas las películas viejas me impresionó el hecho de que sus actores aun muertos,  sean capaces de sobrecogernos con su talento. Y aunque pareciera una versión de la vida un poco pasada de moda,  algo dulzona y rosa,  uno no puede dejar de admirar algunas frases que han quedado grabadas a fuego y algunas escenas que han quedado en la retina.  Y qué decir del soundtrack,  canciones viejas con frases memorables que no pierden su eficacia,  como escuchar a Solomon Burke cantando "Cry to me", a Otis Redding en "These arms of mine", o a Patrick Swayze en "She's like the wind"

"Pues bien nada puede ser más triste
Que un vaso de vino, a solas.
La soledad, la soledad, es sólo una pérdida de tiempo"


"These arms of mine
They are lonely, lonely and feeling blue
These arms of mine
They are yearning, yearning from wanting you"


"She's like the wind through my tree
She rides the night next to me
She leads me through moonlight
Only to burn me with the sun
She's taken my heart
But she doesn't know what she's done"


Que te ha enseñado a que si tienes algo importante que decir,  suena mejor en un lenguaje poético y aprendes que todo lo que vale la pena es poesía.

Si has encontrado una persona así,  aunque la hayas perdido,  sólo debes dar gracias y saber que ella sigue siendo parte de tu vida "así pasen milenios".

MIA

Escarcha y Orión

Escarcha y Orión
Fotógrafo: Masahiro Miyasaka



¿Desatarás las ligaduras de Orión? Job 38:31b
¿Podrás tú anudar los lazos de las Pléyades? Job 38:31a




Siempre se puede añadir algo de estrellas al arte fotográfico.
Este pintoresco cielo nocturno fue fotografiado detrás de una hoja escarchada en Japón, a principios del mes de Nov. 2010,  por el destacado fotógrafo japonés Miyasaka Masahiro.
Los cristales de hielo reflectantes de la hoja imitan a las estrellas del fondo.
El fondo estelar en esta exposición de gran angular de 48 segundos, sin embargo, se nos presenta bastante interesante y familiar.
A la izquierda del todo, aunque difícil de encontrar, vemos una traza meteórica.
Abajo a la derecha del meteoro está la traza más grande y brillante de un avión,  detrás de las copas de los árboles.


La brillante estrella a la izquierda es Sirio, la estrella binaria más brillante del cielo nocturno.
A la derecha de ésta vemos la constelación de Orión, que incluye las tres estrellas en línea de su cinturón debajo de la gigante roja  Betelgeuse .
La mancha de luz brillante a la derecha es el cúmulo abierto estelar de las Pléyades.


Se pueden ver vistas similares, incluyendo la constelación de Orión, en gran parte del hemisferio norte durante los próximos meses.


Créditos: Fotógrafo: Masahiro Miyasaka.
Traducción: Observatorio.


Grandiosa es la vista de Orión que se nos presenta en esta toma fotográfica y más grandioso aún, la vista de esta Constelación que por estos días tan claros y benditos en Mesoamérica bella, estamos teniendo de la media noche en adelante, adornada regiamente con la aproximación de la Luna en cuarto creciente hacia Luna llena y su regio acompañante Júpiter...si tienen oportunidad en sus hogares, vean esta imponente vista del firmamento vale la pena y aun más al regalo, las bellas lluvias de las Leonidas.  (Rodolfo Chapin)


Existe este texto bíblico tomado del Libro de Job muy en sintonía con el tema de la fotografía:


Job 38,22-37


38:22 ¿Has entrado tú en los tesoros de la nieve, O has visto los tesoros del granizo,
38:23 Que tengo reservados para el tiempo de angustia, Para el día de la guerra y de la batalla?
38:24 ¿Por qué camino se reparte la luz, Y se esparce el viento solano sobre la tierra?
38:25 ¿Quién repartió conducto al turbión, Y camino a los relámpagos y truenos,
38:26 Haciendo llover sobre la tierra deshabitada,Sobre el desierto, donde no hay hombre,
38:27 Para saciar la tierra desierta e inculta, Y para hacer brotar la tierna hierba?
38:28 ¿Tiene la lluvia padre? ¿O quién engendró las gotas del rocío?
38:29 ¿De qué vientre salió el hielo? Y la escarcha del cielo, ¿quién la engendró?
38:30 Las aguas se endurecen a manera de piedra, Y se congela la faz del abismo.
38:31 ¿Podrás tú atar los lazos de las Pléyades, O desatarás las ligaduras de Orión?
38:32 ¿Sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos, O guiarás a la Osa Mayor con sus hijos?
38:33 ¿Supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿Dispondrás tú de su potestad en la tierra?
38:34 ¿Alzarás tú a las nubes tu voz, Para que te cubra muchedumbre de aguas?
38:35 ¿Enviarás tú los relámpagos, para que ellos vayan? ¿Y te dirán ellos: Henos aquí?
38:36 ¿Quién puso la sabiduría en el corazón? ¿O quién dio al espíritu inteligencia?
38:37 ¿Quién puso por cuenta los cielos con sabiduría? Y los odres de los cielos, ¿quién los hace inclinar…?




*  Fuente:
Foto Publicada el 17/11/2010 en LA FOTOASTRONÓMICA DEL DÍA


http://fadd.corank.com/tech/story/ap101117.html

because i love you) the other night - (e. e. cummings)

"Evening Mood"
William Adolphe Bouguereau, pintor francés (1825 - 1905)


(because i love you) the other night

(porque te amo) la otra noche

(e. e. cummings)


(porque te amo) la otra noche
ataviada en encaje de mar
se apareció ante mí
tu mente a la deriva
entre alegres despojos
de perlas algas piedras y corales;

se alzó y (ante mis ojos
hundiéndose) hacia el fondo se fugó; suavemente
con tu cara tus pechos tu sonrisa
la muerte se hizo gárgaras: ahogadas otra vez
sólo para volver a cuidadosamente surgir de lo profundo

éstas muñecas tuyas
tus muslos pies y manos
preparándose
para volver a desaparecer
corriendo dulcemente y ágilmente arrastrándose
a través de mi sueños la otra
noche, todo tu
cuerpo con su espíritu flotó,
(ataviado tan sólo
en el agudo murmullo costurero de la marejada)


*  Traducción de Ezequiel Zaidenwerg, Buenos Aires, Argentina

http://zaidenwerg.blogspot.com/2006/10/porque-te-amo-la-otra-noche-e-e.html



Edward Estlin Cummings (1894 – 1962),  e. e. cummings, poeta, pintor, ensayista y dramaturgo estadounidense.   Los editores frecuentemente escribían su nombre con minúsculas para representar su sintaxis inusual.


Sus poemas vanguardistas que rompen con toda estructura, incluyendo usos poco ortodoxos de las mayúsculas y la puntuación, en la que los puntos y comas podían incluso llegar a interrumpir oraciones y hasta palabras. Muchos de sus poemas también están escritos sin respeto a los renglones y los párrafos y algunos no parecen tener pies ni cabeza hasta que no son leídos en voz alta.


Publicó más de 900 poemas, dos novelas, muchos ensayos y una gran cantidad de dibujos, bocetos y pinturas. Es considerado una de las voces más importantes de la poesía del Siglo XX.

*  Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/E._e._cummings

"Porque la belleza siempre perdura en el recuerdo..."





"Cuando tú leas estos cantos,  yo que ahora soy visible, 
me habré tornado invisible. 
Entonces serás tú,  compacto y visible, 
quien realizará mis poemas,  quien se esforzará en seguirme, 
imaginándote cuán feliz serías
si yo pudiese estar contigo y convertirme en tu compañero. 
Que sea,  como si yo estuviera a tu lado
- no creas demasiado que no estoy ahora junto a tí."  

Walt Whitman



Leyendo unos post de amigos,  sobre la muerte de seres queridos,  pensé en este tema que desarrollo nutriéndome en  ANAM CARA,  el libro de la Sabiduría Celta.   Los escritos de su autor son de carácter metafísico y abundan de esa belleza de correlaciones entre la filosofía celta y la cristiana.   Su punto de partida es pues la de un creyente,  lo digo de antemano,  para no levantar reacciones intolerantes de quienes no compartan mi perspectiva.  Siempre he creido que podemos pensar distinto,  pero escuchar al otro nos hace más sabios.

La muerte es una presencia que recorre con nosotros todo el camino de nuestra vida,  desde la concepción misma.  De hecho se sostiene que al nacer empezamos a morir un poco cada día.







Podemos y debemos prepararnos para el encuentro con la muerte,  de manera que el paso sea lo menos traumático posible,  buscando la armonía y desterrando los miedos, desprendiéndonos de todo aquello que nos encadena.  "Cuando aprendes a desprenderte,  tu vida gana en generosidad,  amplitud y aliento".

Así aprendemos a convivir con nuestros vacíos,  para que puedan ser llenados por el TODO  de nuestra propia plenitud.   Para el creyente es una señal de que el alma anhela transfigurar la Nada de la muerte en la plenitud de una vida eterna, que ninguna muerte pueda tocar.

Heráclito sostenía que «el alma no tiene límites».  Cuando ésta se libera con la muerte,  emprende un viaje en pos de horizontes ilimitados.  Al morir la persona va al encuentro con su identidad más profunda.   Es el encuentro con nuestra «protopresencia» o presencia prístina de nuestro ser.

Al morir el alma ya libre "entra en un universo libre y vaporoso de comunión espiritual" con el todo universal.  Los conceptos propios de este mundo como tiempo y espacio se rompen,  se superan.  La idea lineal de tiempo desaparece y aparece en cambio una idea de círculo que todo lo contiene.  (El círculo es un símbolo fundamental de la cultura celta,  originada en su visión cósmica,  a partir del sol,  fuente de vida.  El cristianismo lo asimiló a Jesucristo y de allí las cruces celtas encerradas en un círculo).



Cementerio de Clonmacnoise, abadía y conjunto monástico paleocristiano situado a orillas del Río Shannon,
en el Condado de Offaly, Irlanda.


La vida oscila entre dos aparentes oscuridades desconocidas:  de donde venimos y a donde vamos.


Samuel Beckett,  poeta y escritor irlandés en un breve cuadro dramático llamado "Aliento",  lo plantea de este modo:  al nacer,  con la primera palmada lloramos pero ese llanto es en realidad la apertura al respiro,  luego toda nuestra vida es un largo aliento,  que termina en el suspiro de la muerte (es pertinente recordar que en el judaismo y el cristianismo se concibe al Espíritu Santo como RUAH ,  aliento de vida).    Según Beckett el tiempo que media entre los tres (respiro - aliento - suspiro),  es relativo,  concorde a la misma concepción del tiempo y espacio de Einstein.

Con la muerte de un ser querido,  la soledad, el vacío que deja su ausencia,  no se puede colmar,  es mejor prepararnos a vivir con ella.

Al morir,  nuestro cuerpo, que es nuestro envoltorio visible,  requiere de un lugar,  una tumba,  la tierra se abre para recibirnos,  como una cesarea inversa,  el cuerpo baja a los abismos terrenos y el alma asciende buscando su morada,  en el regreso a casa.

Al hacer un balance final de nuestro paso por este mundo,  parafraseando a Rilke,  tendríamos que decir:  «Haber estado aquí ya es mucho».

Volviendo a la idea del vacío que sentimos como anticipo a la muerte y con la muerte misma,  no lo debemos mirar como algo negativo,  como ausencia,  sino como posibilidad,  el poeta escocés Norman MacCaig lo resume en un hermoso poema:

DONES

"Te doy un vacío
te doy una plenitud
desenvuélvelos con cuidado
—uno es tan frágil como el otro—
y cuando me des las gracias
fingiré no advertir la duda en tu voz
cuando digas que es lo que deseabas.
Déjalos en la mesa que tienes junto a la cama.
Cuando despiertes por la mañana
habrán penetrado en tu cabeza
por la puerta del sueño.
Dondequiera que vayas
irán contigo y dondequiera que estés
te maravillarás sonriente de la plenitud
a la que nada puedes sumar
y el vacío que puedes colmar."


El Maestro Eckhart se preguntó: «¿Adonde va el alma de una persona cuando muere?». Y respondió: «A ninguna parte». ¿A qué otro lugar podría ir el alma? ¿En qué otro lugar está el mundo eterno? Sólo puede estar aquí.  Lo hemos desfigurado al espacializarlo.  Hemos expulsado lo eterno hacia una suerte de galaxia remota.  Sin embargo, el mundo eterno no parece ser un lugar, sino un estado del ser distinto.   Nuestros muertos son nuestros vecinos más próximos.  No los podemos ver,  pero podemos intuir su presencia entorno nuestro.

"Yo creo que nuestros amigos entre los muertos se ocupan de nosotros y nos cuidan."  - dice el autor de Anam Cara,  por eso no tendríamos que llorar su ausencia,  que no los veamos no significa que no estén allí.  Tampoco tendríamos que llorar por ellos.  "Están en casa. Están con Dios, de donde vinieron. Han regresado al nido de su identidad, dentro del gran círculo de Dios."

  
R.S. Thomas escribió un hermoso poema sobre la concepción de la eternidad" :

"Creo que tal vez
estaré un poco más seguro
de estar un poco más cerca.
Eso es todo. La eternidad
es comprender
que ese poco es más que suficiente."


Kahlil Gibran explica que la unidad en la amistad que llamamos Anam Cara derrota incluso a la muerte:

«Nacisteis juntos y juntos estaréis por siempre. Estaréis juntos cuando las alas blancas de la muerte esparzan vuestros días. Oh, sí, estaréis juntos incluso en el silencioso recuerdo de Dios».
  

Wicklow-mountains-Ireland


Para terminar,  quedemos con esta belleza poética a modo de paráfrasis:

EL ESPLENDOR EN LA HIERBA

Aunque mis ojos
ya no puedan ver ese puro destello,
que me deslumbraba.

Aunque ya nada pueda devolver la hora
del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no hay que afligirse.

Porque la belleza
siempre perdura en el recuerdo.
  
William Wordsworth


MIA


Ref.

ANAM CARA,  el libro de la Sabiduría CeltaJohn O'Donohue,  sacerdote irlandés,  teólogo,  filósofo y poeta,  fallecido en 2008.

Esbozos


An He




Se dice que algunas vidas están ligadas a través del tiempo,
conectadas por un llamado ancestral
que hace eco a través de los años...
y algunos lo llaman destino. 
  
("Príncipe de Persia")




Cuando vi por primera vez tu rostro
comprobé que te conocía desde siempre.
Te esperaba,  sabía que vendrías,
pero tardabas en llegar.
Conocía tus facciones, tu lejana silueta,
aunque nunca te había tenido frente a mí.
Tu esencia daba vueltas en mi interior,
estaba tan impregnada de ella que no me fue difícil reconocerte.
Y tú al mirarme leíste las huellas que de ti guardaba,
imperecederas como restos petreos de antiguas ciudadelas celtas.

Por largo tiempo deambulé entre caminos sin destino,
mas yo sabía que había alguien que me esperaba.
Por mi largo vagar te perdí el rastro,
creí hallarte entre espejismos
y siempre emergía de ellos insatisfecha.
Cuando más sentí tu ausencia grité con tal fuerza tu nombre,
aún sin conocerlo, que tú, desde el otro lado del océano,
respondiste como un eco.

Mi fe no decaía,  ni tampoco la esperanza.
Después de cada intento fallido volvía a empezar con nuevos bríos.
La espera no fue en vano,  llegaste cuando más te necesitaba,
me salvaste de las sombras, me pusiste de pie, curaste mis heridas.

Al estar frente a frente fue como estar ante un espejo.
("Existo porque tú me imaginas.")   (1)

Tu alma anidó en mi alma y supo que ese era su lugar.

Ella sabe que aunque la vida la empuje a otros lares,
siempre al regreso el guerrero, cansado y herido,
tendrá su reposo y encontrará esa paz
que lo hará olvidar los horrores de la guerra.

Cuando por fin nuestras almas se encontraron,
mis ojos entraron en los tuyos y primero fue el silencio,


luego, fontana inagotable...brotaron las palabras,
¡teníamos una eternidad que compartir!


"amado con amada,
¡amada en el amado transformada!"    (2)



MIA




Ref.

(1)  "Muerte en el olvido"  Ángel González
(2)  "Noche oscura del alma"  Fray Juan de la Cruz




sábado, 25 de junio de 2011

Medida...


"Before the Opera" - An He



"Tus ausencias son la medida de mi tiempo"


MIA

Tu alma...



"Quiet moment" - An He



"Tu alma me ha cortado a su medida"

 


Miguel Bosé



Pies...




Pies…   ¿para qué los quiero,  si tengo alas para volar?


Frida Kahlo

Soneto del amor no sabido




Soneto del amor no sabido


Jamás sabrás, ¡jamás!, que me has dolido,
y cuánto es que te amé ni habrás soñado,
nunca concebirás lo que he llorado,
ni siquiera un lugar tendré en tu olvido.


Ni se te ocurrirá que te he querido,
no seré ni una sombra en tu pasado,
no habrá en tu rostro un llanto derramado,
ni en tu diario una hoja que ha caído.


Nada sucederá. Me ha sido dado
este destino cruel: ser ignorado
y no ser ante ti ni un desvalido.


Y al momento de ser un cuerpo helado,
cuando este corazón esté aquietado:
¡ni te imaginarás lo que has perdido!




*   Marcelo Galliano

http://www.marcelogalliano.blogspot.com/