I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


jueves, 25 de octubre de 2012

Que Dios te bendiga y proteja siempre...

Atlántida Rising  -  Juan G.Cairós




Especially When the October Wind




Especially when the October wind
With frosty fingers punishes my hair,
Caught by the crabbing sun I walk on fire
And cast a shadow crab upon the land,
By the sea's side, hearing the noise of birds,
Hearing the raven cough in winter sticks,
My busy heart who shudders as she talks
Sheds the syllabic blood and drains her words.

Shut, too, in a tower of words, I mark
On the horizon walking like the trees
The wordy shapes of women, and the rows
Of the star-gestured children in the park.
Some let me make you of the vowelled beeches,
Some of the oaken voices, from the roots
Of many a thorny shire tell you notes,
Some let me make you of the water's speeches.

Behind a pot of ferns the wagging clock
Tells me the hour's word, the neural meaning
Flies on the shafted disk, declaims the morning
And tells the windy weather in the cock.
Some let me make you of the meadow's signs;
The signal grass that tells me all I know
Breaks with the wormy winter through the eye.
Some let me tell you of the raven's sins.

Especially when the October wind
(Some let me make you of autumnal spells,
The spider-tongued, and the loud hill of Wales)
With fists of turnips punishes the land,
Some let me make you of the heartless words.
The heart is drained that, spelling in the scurry
Of chemic blood, warned of the coming fury.
By the sea's side hear the dark-vowelled birds. 






Sobre todo cuando el viento de Octubre


Sobre todo cuando el viento de octubre
el pelo me castiga con sus dedos de escarcha,
preso en el sol exasperante, marcho ardiendo
y tiro hacia la tierra un cangrejo de sombra,
a la orilla del mar, cuando oigo el alboroto de los pájaros
y oigo la tos del cuervo en los bastones del invierno,
mi atareado corazón que mientras habla tiembla
vierte el silabeo de su sangre y agota sus palabras.

Encerrado también en una torre de palabras
trazo en el horizonte que anda como los árboles
las siluetas verbales de mujeres, y las filas de niños
con sus gestos de estrella sobre el parque.
Algunas me permiten crearte de las hayas colmadas de vocales,
otras de las voces del roble, o desde las raíces
de múltiples comarcas espinosas te cuentan sus memorias,
otras me permiten crearte con los sermones de las aguas.

Tras un tiesto de helechos, el reloj oscilante
pronuncia la palabra de la hora, el sentido del nervio,
vuela sobre el disco imantado, declama la mañana
y cuenta al huracán en la veleta.
Algunas me permiten crearte con los signos del prado;
la hierba señalera que me relata todo lo que sé
traspasa el ojo con el invierno lleno de gusanos.
Algunas me permiten contarte los pecados del cuervo.

Sobre todo cuando el viento de octubre
(algunas me permiten crearte de hechizos otoñales
la de lenguas de araña y la colina resonante de Gales)
castiga a la tierra con puños como nabos
algunas me permiten hacerte de las palabras sin corazón.
El corazón quedó agotado, balbuceando en los remolinos
de la química sangre, advertido de la furia que avanza.
A la orilla del mar oye a los pájaros sombreados de vocales.


* * *




Twilight  -  Juan G.Cairós



Poem in October


It was my thirtieth year to heaven
Woke to my hearing from harbour and neighbour wood
And the mussel pooled and the heron
Priested shore
The morning beckon
With water praying and call of seagull and rook
And the knock of sailing boats on the net webbed wall
Myself to set foot
That second
In the still sleeping town and set forth.

My birthday began with the water-
Birds and the birds of the winged trees flying my name
Above the farms and the white horses
And I rose
In rainy autumn
And walked abroad in a shower of all my days.
High tide and the heron dived when I took the road
Over the border
And the gates
Of the town closed as the town awoke.

A springful of larks in a rolling
Cloud and the roadside bushes brimming with whistling
Blackbirds and the sun of October
Summery
On the hill's shoulder,
Here were fond climates and sweet singers suddenly
Come in the morning where I wandered and listened
To the rain wringing
Wind blow cold
In the wood faraway under me.

Pale rain over the dwindling harbour
And over the sea wet church the size of a snail
With its horns through mist and the castle
Brown as owls
But all the gardens
Of spring and summer were blooming in the tall tales
Beyond the border and under the lark full cloud.
There could I marvel
My birthday
Away but the weather turned around.

It turned away from the blithe country
And down the other air and the blue altered sky
Streamed again a wonder of summer
With apples
Pears and red currants
And I saw in the turning so clearly a child's
Forgotten mornings when he walked with his mother
Through the parables
Of sun light
And the legends of the green chapels

And the twice told fields of infancy
That his tears burned my cheeks and his heart moved in mine.
These were the woods the river and sea
Where a boy
In the listening
Summertime of the dead whispered the truth of his joy
To the trees and the stones and the fish in the tide.
And the mystery
Sang alive
Still in the water and singingbirds.

And there could I marvel my birthday
Away but the weather turned around. And the true
Joy of the long dead child sang burning
In the sun.
It was my thirtieth
Year to heaven stood there then in the summer noon
Though the town below lay leaved with October blood.
O may my heart's truth
Still be sung
On this high hill in a year's turning.




Poema en Octubre



Cumplía treinta años, mi aniversario despertó hacia el cielo
cuando oí cómo hacía señales la mañana
con la oración del agua y el grito de cornejas y gaviotas
y el roce de las barcas en el muro trenzado por las redes
desde el puerto y los bosques vecinos
y los mejillones en sus charcas y la playa con garzas clericales
para que en un segundo me pusiera de pie
y echara a andar en el pueblo todavía dormido.

Mi cumpleaños empezó con los pájaros acuáticos
y con pájaros de árboles alados que volaban mi nombre
sobre las granjas y los blancos caballos
y yo me levanté en el lluvioso otoño
y eché a andar en el chaparrón de todos mis días,
Era en la pleamar y las garzas buceaban cuando tomé el camino fronterizo
y aun estaban cerrados los portales del pueblo
mientras el pueblo se iba despertando.

Toda una primavera de alondras en una nube rodante
y las matas a orillas del camino desbordaban de mirlos silbadores
y el sol de octubre a la manera del verano
sobre el hombro del cerro
fueron climas amigos y hubo dulces cantores
que llegaron de pronto en aquella mañana por la que yo vagaba
y escuchaba cómo se escurría la lluvia;
frío, el viento soplaba
en el bosque, muy lejos, a mis pies.

Pálida lluvia sobre el puerto encogido
sobre la iglesia mojada por el mar, tan pequeña
que semejaba un caracol con sus cuernos a través de la niebla
y del castillo pardo como los búhos;
pero todos los jardines de primavera y de verano
florecían en los cuentos fantásticos
detrás de la frontera y abajo de la nube invadida de alondras.
Allí podía yo maravillarme
mi cumpleaños se iba yendo pero el tiempo giraba alrededor.

Girando me apartaba del país jubiloso
bajaba por el aire cambiado y por el cielo alterado de azul
fluía de nuevo una maravilla de verano
con manzanas y peras y grosellas rojas:
y vi tan claro en el rodar del tiempo
aquellas olvidadas mañanas cuando un niño paseaba con su madre
por entre las parábolas del sol
y las leyendas de las verdes capillas

y por los campos de la infancia ya dos veces contados
porque sus lágrimas quemaron mis mejillas y su corazón se conmovió en el mío.
Estos eran los bosques y era el río y el mar
allí donde un muchacho
en el verano atento de los muertos
murmuraba la verdad de su gozo
a los árboles, las piedras y el pez en la marea.
Y el misterio cantó vivo
en el agua y en el gorjeo de los pájaros.

Y allí podía yo maravillarme
mientras mi cumpleaños se alejaba aunque el clima diera vuelta en redondo
y el gozo verdadero del niño muerto hace tanto tiempo
cantaba ardiendo bajo el sol.
Cumplía treinta años hacia el cielo y en el mediodía del verano
aunque la villa al fondo se cubriera de hojas por la sangre de octubre
oh que en este alto cerro
a la vuelta de un año
la verdad de mi corazón se cante todavía.



Versión de Elizabeth Azcona Cranwell


* * *


*  Dylan Marlais Thomas (Swansea, Gales, 27 de Octubre de 1914 – Nueva York, 09 de Noviembre de 1953) poeta, escritor de cuentos y dramaturgo galés,  conocido como "el último poeta maldito" por haber pagado el pase a la genialidad con el caos de los excesos.  Muere a los 39 años,  de una hemorragia cerebral,  dentro de un coma etílico.


* * *




Forever Young

Por siempre joven


Bob Dylan  y  Bruce Springsteen


Que Dios te bendiga y proteja siempre
que se cumplan todos tus deseos
que trates bien a la gente
y dejes que los demás sean buenos contigo.
Que construyas una escalera a las estrellas
y subas un peldaño cada día.

Que permanezcas por siempre joven
siempre joven, siempre joven,
que permanezcas por siempre joven.

Que crezcas siendo buena persona
que crezcas siendo fiel
que siempre digas la verdad
y veas la luz a tu alrededor.
Que siempre seas valiente
permanezcas firme y fuerte.

Que permanezcas por siempre joven
siempre joven, siempre joven,
que permanezcas por siempre joven.

Que tengas siempre cosas que hacer
que tus pasos siempre sean rápidos
que tengas las cosas claras
cuando corran vientos de cambio.
Que tu corazón siempre esté alegre
que siempre te rían las gracias.

Que permanezcas por siempre joven
siempre joven, siempre joven,
que permanezcas por siempre joven.

* * * 


lunes, 22 de octubre de 2012

"De noche, caminando solo, te veo como bajo una luz nítida..."

Serie "Amantes"  -   Nicoletta Tomas Caravia
http://www.nicoletta.info




LOS AMANTES



Ella:     Desde que me hiciste hermosa
tengo miedo
de no ser hermosa.
El espejo plateado, oscuro
me ignora: y yo
no puedo aceptar su silencio
el silencio de tu
ausencia. Quiero
que mi amor por vos 
brille desde mis ojos y mi pelo
hasta que todas las maravillas del mundo
brillen a la luz que tu amor creó.

Él:     De noche, caminando solo,
te veo como bajo una luz nítida
una flor sostenida
entre los dientes de la oscuridad.
El espejo sorprendido a solas
no puede creerte como te creo yo.



(de "The Collected Earlier Poems 1940 - 1960". New Directions Publishing Co., 1979.)

* Denise Levertov. Poeta y escritora estadounidense de origen británico. Nació en 1923 en Ilford (Inglaterra) y murió en Seatle (E.E.U.U.), en 1998.


¿Adónde te escondiste, Amado, y me dejaste con gemido?




Cántico espiritual de San Juan de la Cruz




Canciones entre el alma y el Esposo [1]


La Esposa [*]

1.
           ¿Adónde te escondiste,  
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste, 
habiéndome herido;
salí tras ti [*] clamando, y eras ido. [2]          5

2.
           Pastores, los que fuerdes
allá por las majadas al otero, [3]
si por ventura vierdes [4]
aquel que yo más quiero,
decilde que adolezco, peno y muero.[5]       10

3.
           Buscando mis amores, [6]
iré por esos montes y riberas;
ni cogeré las flores,
ni temeré las fieras,
y pasaré los fuertes y fronteras.                   15

Pregunta a las criaturas [*]

4.
           ¡Oh bosques y espesuras,
plantadas por la mano del Amado!  
¡Oh prado de verduras, [7]
de flores esmaltado!,
decid si por vosotros ha pasado.                  20

Respuesta de las criaturas [*]

5.
           Mil gracias derramando,
pasó por estos sotos con presura, [8]
y, yéndolos mirando,
con sola su figura
vestidos los dejó de hermosura. [9]             25






La Esposa [*]

6.
           ¡Ay, quién podrá sanarme!
Acaba de entregarte ya de vero; [10]
no quieras enviarme [11]
de hoy más ya mensajero, [12]
que no saben decirme lo que quiero.           30

7.
           Y todos cuantos vagan [13]
de ti me van mil gracias refiriendo,
y todos más me llagan,
y déjame muriendo
un no sé qué que quedan balbuciendo.         35

8.
           Mas, ¿cómo perseveras,
¡oh vida!, [*] no viviendo donde vives,  
y haciendo porque mueras
las flechas que recibes,
de lo que del Amado en ti concibes? [14]      40

9.
           ¿Por qué, pues has llagado [15]
aqueste corazón, no le sanaste?
Y, pues me le has robado,
¿por qué así le dejaste
y no tomas el robo que robaste?                  45

10.
           Apaga mis enojos, [16]
pues que ninguno basta a deshacellos, [17]
y véante mis ojos,
pues eres lumbre [18] dellos
y sólo para ti quiero tenellos. [*]                 50


Estrofa añadida en la versión del Cántico B:

Descubre tu presencia
Y máteme tu vista y hermosura; 
Mira que la dolencia 
de amor, que no se cura
sino con la presencia y la figura.


11.
           ¡Oh cristalina fuente,
si en esos tus semblantes [19] plateados
formases de repente
los ojos deseados,
que tengo en mis entrañas dibujados!           55

12.
           ¡Apártalos, Amado,
que voy de vuelo!  







El Esposo [*]

            Vuélvete, paloma, [20]
que el ciervo vulnerado [21]
por el otero asoma
al aire de tu vuelo y fresco toma. [22]         60


La Esposa [*]

13.
           Mi Amado las montañas,
los valles solitarios nemorosos, [23]
las ínsulas extrañas, [24]
los ríos sonorosos, [25]
el silbo de los aires amorosos,                    65

14.
           la noche sosegada,
en par de los levantes de la aurora,
la música callada,
la soledad sonora,
la cena que recrea y enamora.                   70

15.
           Nuestro lecho florido, [26]
de cuevas de leones enlazado,
en púrpura tendido, [27]
de paz edificado,
de mil escudos de oro coronado. [28]        75

16.
           A zaga de tu huella,
las jóvenes discurren [29] al camino,  
al toque de centella,
al adobado [30] vino,
emisiones de bálsamo divino. [31]            80

17.
           En la interior bodega,
de mi Amado bebí y, cuando salía
por toda aquesta vega,
ya cosa no sabía, [32]
y el ganado perdí que antes seguía. [33]    85

18.
           Allí me dio su pecho,
allí me enseñó ciencia muy sabrosa, [34]
y yo le di de hecho
a mí, sin dejar cosa; [35]
allí le prometí de ser su Esposa.               90

19.
           Mi alma se ha empleado
y todo mi caudal en su servicio;
ya no guardo ganado,
ni ya tengo otro oficio,
que ya sólo en amar es mi ejercicio.        95

20.
           Pues ya si en el ejido [36]  
de hoy más no fuere vista ni hallada, [37]
diréis que me he perdido,
que, andando enamorada,
me hice perdidiza [38] y fui ganada.       100

21.
           De flores y esmeraldas,
en las frescas mañanas escogidas,
haremos las guirnaldas,
en tu amor florecidas,
y en un cabello mío entretejidas. [39]     105

22.
           En solo aquel cabello,
que en mi cuello volar consideraste, [40]
mirástele en mi cuello,
y en él preso quedaste,
y en uno de mis ojos te llagaste. [41]      110

23.
           Cuando tú me mirabas,
su gracia en mí tus ojos imprimían, [42]
por eso me adamabas, [43]
y en eso merecían 
los míos adorar lo que en ti vían. [44]     115

24.
           No quieras despreciarme,
que, si color moreno en mí hallaste, [45]
ya bien puedes mirarme
después que me miraste,
que gracia y hermosura en mí dejaste.    120

25.
           Cogednos las raposas,
que está ya florecida nuestra viña, [46]
en tanto que de rosas
hacemos una piña,
y no parezca [47] nadie en la montiña.    125

26.
           Detente, cierzo muerto;
ven, austro, que recuerdas los amores, [48]
aspira por mi huerto, [49]
y corran tus olores,
y pacerá el Amado entre las flores. [50]   130



El Esposo [*]

27.
            Entrado se ha la Esposa
en el ameno huerto deseado, [51]  
y a su sabor [52] reposa,
el cuello reclinado
sobre los dulces brazos del Amado. [53]   135

28.
           Debajo del manzano,
allí conmigo fuiste desposada,
allí te di la mano,
y fuiste reparada
donde tu madre fuera violada. [54]         140

29.
           A las aves ligeras,
leones, ciervos, gamos saltadores,
montes, valles, riberas,
aguas, aires, ardores
y miedos de las noches veladores, [55]    145

30.
           por las amenas liras 
y canto de sirenas, os conjuro
que cesen vuestras iras
y no toquéis al muro,
porque la Esposa duerma más seguro.      150






La Esposa [*]

31.
           ¡Oh ninfas de Judea!,  
en tanto que en las flores y rosales
el ámbar perfumea, [56]
morá [57] en los arrabales
y no queráis tocar nuestros umbrales. [58]  155

32.
           Escóndete, carillo, [59]
y mira con tu haz [60] a las montañas,
y no quieras decillo,
mas mira las compañas [61]
de la que va por ínsulas extrañas. [62]       160


El Esposo [*]

33.
           La blanca palomica
al arca con el ramo se ha tornado,
y ya la tortolica
al socio [63] deseado
en las riberas verdes ha hallado.              165

34.
           En soledad vivía,
y en soledad ha puesto ya su nido;
y en soledad la guía
a solas su querido,
también en soledad de amor herido.        170






La Esposa [*]

35.
           Gocémonos, Amado,
y vámonos a ver en tu hermosura
al monte o al collado, 
do mana el agua pura; [64]
entremos más adentro en la espesura.      175

36.
           Y luego a las subidas 
cavernas de la piedra nos iremos, [65]
que están bien escondidas,
y allí nos entraremos
y el mosto de granadas gustaremos. [66]   180

37.
           Allí me mostrarías
aquello que mi alma pretendía,
y luego me darías
allí, tú, vida mía,
aquello que me diste el otro día:             185

38.
           el aspirar del aire,
el canto de la dulce filomena, [67]
el soto y su donaire  
en la noche serena,
con llama que consume y no da pena.      190

39.
           Que nadie lo miraba,
Aminadab tampoco parecía, [68]
y el cerco sosegaba,
y la caballería, 
a vista de las aguas, descendía.              195



* * *

*  Notas:
[1] El poema dio origen a las Declaraciones en prosa, que han llegado en tres versiones distintas: CA, CA’ y CB.
[2] eras ido equivale a ‘estabas ausente’. La ausencia amorosa provoca la salida y la persecución, temas y símbolos que se repiten en el inicio de otros poemas sanjuanistas.

[3] majadas, otero (‘cerro aislado que domina un llano’): vocablos de intenso sabor popular y pastoril.

[4] Se manifiesta en estos últimos versos de la estrofa el influjo del Cantar V, 8: adiuro vos filiae Hierusalem si inveneritis dilectum meum ut nuntietis ei quia amore langueo.

[5] Gradación semántica ascendente en adolezco (‘enfermo’), peno, muero, reflejo de la expresión quia amore langueo del Cantar V, 8.

[6] amores: metonimia para representar al Amado. Se advierten reminiscencias del Cantar III, 2: surgam et circuibo civitatem per vicos et plateas quaeram quem diligit anima mea.

[7] verduras: ‘follaje, plantas de intenso color verde’.

[8] con presura: ‘con apresuramiento, deprisa’.

[9] El vocablo hermosura debería pronunciarse con cierta aspiración inicial que impidiera la sinalefa y, de este modo, salvaguardar el cómputo silábico del verso.

[10] de vero: ‘de veras’, ‘de verdad’.

[11] no quieras enviarme: perífrasis latinizante con subjuntivo, equivalente a un imperativo negativo, de reminiscencias evangélicas (Juan, X, 17: Noli me tangere, por ejemplo).

[12] de hoy más ya mensajero: ‘ya desde hoy más mensajero’. Mensajero tiene un sentido colectivo que justifica la concordancia ad sensum en el plural saben.

[13] vagan: ‘se dedican al servicio de Dios, a la contemplación divina’. Se trata de un cultismo semántico con significado específico derivado de la expresión vacare Deo.

[14] de lo que del Amado en ti concibes: lo que hiere hasta extremos de muerte no es el Amado, sino algo suyo, concebido en la amada, que despide efluvios a manera de flechas.

[15] En el tema de la herida de amor se han reconocido ecos del Cantar IV, 9: vulnerasti cor meum soror mea sponsa vulnerasti cor meum.

[16] enojos: ‘disgustos’, ‘penas’.

[17] deshacellos, tenellos: ‘deshacerlos, tenerlos’. Respetamos la asimilación palatalizadora, frecuente en la poesía del Siglo de Oro, para mantener la rima.

[18] lumbre: ‘luz’.

[19] semblantes: ‘reflejos’; ‘los que semejan otra cosa’.

[20] (vv. 56-57): se aprecia el influjo del Cantar VI, 4: averte oculos tuos a me quia ipsi me avolare fecerunt, aunque estas palabras son pronunciadas por el Esposo en el texto bíblico.

[21] vulnerado: ‘herido’.

[22] (vv. 57-60): se han señalado ecos del Cantar VI, 12: revertere revertere Sulamitis revertere revertere ut intueamur te.

[23] nemorosos: ‘boscosos’, ‘cubiertos de bosques’.

[24] ínsulas: ‘islas’; extrañas: ‘maravillosas’, ‘indecibles’. Se perciben ecos de las novelas de caballerías así como de los continuos descubrimientos y conquistas de la época.

[25] sonorosos: ‘muy sonoros, estruendosos’.

[26] florido: ‘de flores’.

[27] tendido: vocablo de significado incierto, que ha sido interpretado como ‘desplegado’, ‘plantado’, en relación con un lienzo o paño de púrpura que protege el lecho.

[28] (vv. 71-75): en la estrofa se funde una serie de imágenes procedentes del Cantar de los Cantares, tales como I, 15: lectulus noster floridus; IV, 8: de cubilibus leonum de montibus pardorum; III, 10: columnas eius fecit argenteas reclinatorium aureum ascensum purpureum y IV, 4: mille clypei pendent ex ea omnis armatura fortium.

[29] jóvenes: ‘doncellas’; discurren: ‘marchan’, ‘corren’.

[30] adobado: ‘enriquecido con especias’.

[31] (vv. 75-80): se advierten en la estrofa reflejos muy libres del Cantar: para los dos primeros versos, I, 2-3: fraglantia unguentis optimis oleum effusum nomen tuum ideo adulescentulae dilexerunt te trahe me post te curremus, y III, 11: egredimini et videte filiae Sion regem Salomonem; V, 4: venter meus intremuit ad tactum eius; VIII, 2, ibi me docebis et dabo tibi poculum ex vino condito et mustum malorum granatorum meorum, IV, 13: emissiones tuae paradisus malorum punicorum cum pomorum fructibus.

[32] ya cosa no sabía: ‘ya no sabía nada’.

[33] (vv. 81-85): libre selección de imágenes del Cantar. Para la de la bodega, se han señalado influencias de II, 4: introduxit me in cellam vinariam, y I, 3: introduxit me rex in cellaria sua; para el segundo verso, V, 1: comedi favum cum melle meo bibi vinum meum cum lacte meo, comedite amici bibite et inebriamini carissimi; para el cuarto, VI, 11: nescivi anima mea, y para el último verso, I, 5: vineam meam non custodivi.

[34] (vv. 86-87): se han sugerido referencias del Cantar, combinadas con gran libertad; así, para el primer verso, VII, 12: ibi dabo tibi ubera mea; IV, 5: duo ubera tua sicut duo hinuli capreae gemelli qui pascuntur in liliis; VII, 3: duo ubera tua sicut duo hinuli gemelli capreae, VII, 7: ubera tua botris y VII, 8: erunt ubera tua sicut botri vineae; para el segundo, VIII, 2: ibi me docebis et dabo tibi poculum ex vino condito.

[35] sin dejar cosa: ‘sin dejar nada’.

[36] ejido: ‘campo comunal, a la salida de un pueblo’.

[37] de hoy más no fuere vista ni hallada: ‘pues si en el ejido no fuere vista ni hallada desde hoy ya más’. Hipérbaton semejante al del verso 29.

[38] me hice perdidiza: ‘simulé perderme’ o ‘me perdí voluntariamente’.

[39] (vv. 101-105): composición a partir de diversos fragmentos del Cantar: VII, 12: mane surgamus ad vineas, videamus si floruit vinea, si flores fructus parturiunt, si floruerunt mala punica; II, 5: fulcite me floribus; III, 11: egredimini et videte filiae Sion regem Salomonem in diademate quo coronavit eum mater sua; IV, 8-9: veni de Libano sponsa, veni de Libano, veni coronaberis; IV, 9: vulnerasti cor meum... in uno crine colli tui; y VII, 5: caput tuum ut Carmelus et comae capitis sicut purpura regis vincta canalibus.

[40] consideraste: ‘contemplaste’, ‘observaste atentamente’.

[41] (vv. 106-110): estrofa articulada sobre el Cantar IV,9: vulnerasti cor meum, soror mea, sponsa, vulnerasti cor meum in uno oculorum tuorum, et in uno crine colli tui, con cruce de imágenes procedentes del soneto XXIII de Garcilaso:  «en tanto que’l cabello, que’n la vena / del oro s’escogió, con vuelo presto / por el hermoso cuello blanco, enhiesto, / el viento mueve, esparce y desordena».

[42] imprimían: ‘dejaban marcada’, ‘dejaban impresa’.

[43] adamabas: ‘amabas con vehemencia’.

[44] vían: ‘veían’.

[45] Se advierte la huella del Cantar I, 5: nolite me considerare quod fusca sim quia decoloravit me sol; y I, 4: nigra sum, sed formosa, filiae Hierusalem.

[46] (vv. 121-122): se perciben reminiscencias del Cantar II, 15: capite nobis vulpes, vulpes, parvulas, quae demoliuntur vineas, nam vinea nostra floruit; II, 13: ficus protulit grossos suos vineae; VI, 10: inspicerem si floruisset vinea; y VII, 13: videamus si floruit vinea.

[47] parezca: ‘aparezca’.

[48] austro: ‘viento cálido y húmedo, procedente del sur’; recuerdas: ‘despiertas’, ‘avivas’. (vv. 126-127): en estos dos versos se comprueba el influjo del Cantar IV, 16: surge aquilo et veni auster, perfla hortum meum et fluant aromata illius.

[49] aspira: ‘sopla’; huerto: imagen procedente del hortus conclusus bíblico, en la que confluye el locus amoenus de la literatura clásica.

[50] Se ha notado en este verso la impronta del Cantar II, 16: dilectus meus mihi et ego iili qui pascitur inter lilia; VI, 1: dilectus meus descendit in hortum suum ad areolam aromatis ut pascatur in hortus et lilia colligat; y VI, 2: ego dilecto meo et dilectus meus mihi qui pascitur inter lilia.

[51] (vv. 131-132): reflejos del Cantar V, 1: veniat dilectus meus in hortum suum..., veni in hortum meum, soror mea, sponsa.

[52] a su sabor: ‘a su gusto’.

[53] (vv. 134-135): en los dos últimos versos, se detectan reminiscencias del Cantar II, 4-6: leva eius sub capite meo et dextera illius amplexabitur me, y VIII, 3: leva eius sub capite meo et dextera illius amplexabitur me.

[54] (vv. 136-140): entrelazado de diversas imágenes procedentes del Cantar VIII, 5: sub arbore malo suscitavi te, ibi corrupta est mater tua, ibi violata est genitrix tua; II, 3: sicut malum inter ligna silvarum sic dilectus meus inter filios; y III, 11: in die disponsionis illius et in die laetitiae cordis eius.

[55] (vv. 141-145): se aprecia, en la enumeración de esta estrofa y la siguiente, un claro reflejo del Cantar III, 5: adiuro vos, filiae Hierusalem, per capreas cervosque camporum, ne suscitetis, neque evigilare faciatis dilectam, donec ipsa velit. Se advierte, asimismo, en este último verso un reflejo del Cantar III, 8: propter timores nocturnos.

[56] perfumea: ‘exhala, difunde aromas’.

[57] morá: ‘morad’; forma apocopada de carácter popular.

[58] (vv. 151-155): cruce de imágenes derivadas del Cantar con otras de procedencia profana: para el verso primero, II, 7: adiuro vos, filiae Hierusalem, y I, 4: nigra sum, sed formosa, filiae Hierusalem; para el verso segundo, VII, 12: si flores fructus parturiunt, si floruerunt mala punica; y, para el último, VII, 13: mandragorae dederunt odorem in portis nostris.

[59] Carillo: diminutivo afectivo de caro, ‘querido’, muy frecuente en registros populares y en la pastoral rústica.

[60] haz: ‘faz’, ‘rostro’.

[61] compañas: ‘compañías’.

[62] ínsulas extrañas: repetición del mismo sintagma del v. 63.

[63] socio: ‘compañero’.

[64] do: forma apocopada de donde. (vv. 171-174): se ha apuntado, para los tres primeros versos de esta canción, el influjo del Cantar IV, 6: vadam ad montem murrae et ad collem turis, y VII, 11: veni dilecte mi, egrediamur in agrum, commoremur in villis.

[65] (vv. 176-177): en estos dos versos se comprueba el influjo del Cantar II, 14: columba mea in foraminibus petrae in caverna maceriae.

[66] Late en este verso el recuerdo del Cantar VIII, 2: dabo tibi poculum ex vino condito et mustum malorum granatorum meorum.

[67] filomena: ‘ruiseñor’.

[68] Aminadab tampoco parecía: ‘el demonio tampoco aparecía’; clara reminiscencia del Cantar VI, 11: anima mea conturbavit me propter quadrigas Aminadab.

Centro Virtual Cervantes
© Instituto Cervantes (España), 2003-2012. 
Reservados todos los derechos.


*  Fuente:  http://cvc.cervantes.es/obref/sanjuan/edicion/canciones.htm




Manuscrito de Jaen

*  El Manuscrito de Jaén es uno de los manuscritos antiguos que recoge la obra poética y los comentarios a la misma del poeta místico español San Juan de la Cruz. Su principal importancia radica en que procede de la segunda redacción que el santo realizó de Cántico espiritual, llamada más tarde «Cántico B». Con esta segunda redacción el autor amplió y modificó el texto para hacerlo más coherente y ampliarlo a la totalidad de la vida espiritual, para ello desplazó ciertas estrofas, añadió una estrofa suplementaria y desarrolló ciertos pasajes de su comentario.  Está versión sirve de base a las actuales ediciones del Cántico espiritual.  Se conserva en el Monasterio de Santa Teresa de Jesús de la ciudad española de Jaén.


*  Fuente:  http://es.wikipedia.org/wiki / Manuscrito de Jaén


* El Manuscrito de Sanlúcar o Códice de Barrameda es otro de los manuscritos antiguos que recoge la obra poética y los comentarios a la misma del poeta místico español San Juan de la Cruz. Su principal importancia radica en que es el único de ellos que conserva anotaciones manuscritas del propio Juan de Yepes Álvarez - San Juan de la Cruz. Se conserva en el Convento de las Carmelitas Descalzas de la ciudad española de Sanlúcar de Barrameda.

*  Fuente:  http://es.wikipedia.org/wiki / Manuscrito de Sanlúcar


Autor:  Andrés Molina Prieto

Nota sobre las versiones del Cántico espiritual






VIDA, OBRA Y SENTIDO DE SAN JUAN DE LA CRUZ

* Juan de Yepes Álvarez , nació en Fontiveros, Ávila, España, en 1542 y murió en Úbeda, el 14 de diciembre de 1591. Como estudiante fue conocido con el nombre de fray Juan de Santo Matía y más tarde como San Juan de la Cruz. Poeta místico del Renacimiento español y religioso carmelita descalzo. Junto a Santa Teresa de Jesús, de Ávila también mística y poeta española, Doctora de la Iglesia, fueron responsables de la Reforma de la Orden Carmelita.

Desde 1952 se le reconoce como el Patrono de los poetas en lengua española.

La obra de San Juan de la Cruz ha sido, más bien por razones didácticas, enfocada desde dos perspectivas, la teológica y la literaria.

Combinando la antigua simbología del “Cantar de los Cantares” con fórmulas propias del petrarquismo, produjo una rica literatura mística, que hunde sus raíces en la teología tomista y en los místicos medievales alemanes y flamencos. Su producción refleja una amplia formación religiosa, aunque deja traslucir el influjo del Cancionero tradicional español del siglo XVI, al usar las figuras del amor cortesano (amante y amada) para simbolizar y representar el sentimiento místico del amor divino.




* Amancio Prada: (Dehesas, Ponferrada, León, 1949) compositor y cantautor español de basta formación y trayectoria.

En su música, de raíces populares, tienen cabida composiciones propias y canciones basadas en textos de los más diversos poetas antiguos y modernos, entre los que cabe citar, por su reiteración, a Rosalía de Castro, Federico García Lorca, Agustín García Calvo y Chicho Sánchez Ferlosio.

Mención aparte merece su celebrada versión para voz, guitarra, violín y violonchelo del Cántico espiritual de San Juan de la Cruz, que ha merecido varias reediciones y el acuerdo unánime de la crítica. Cuando en 1977 se publicó por primera vez el Cántico Espiritual de San Juan de la Cruz musicado por Amancio Prada los oídos más atentos fueron conscientes de hallarse ante una obra singular.

En su obra también muestra temas en gallego, su lengua natal.

Su trayectoria profesional ha merecido diversas distinciones como: la Medalla IV Centenario de San Juan de la Cruz (1991), la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid (2001), el Premio Xarmenta por su defensa de la lengua gallega de El Bierzo(2006) y la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes (2010).

El poeta Juan Carlos Mestre en la presentación Del amor que quita el sueño dice de él: “Coherente en la estela de su propio camino, Amancio Prada retoma con estas canciones la antología del amor lírico que ya sólo perdura en el viento; las delicadas formas de cuanto hoy aguarda impaciente las promesas del alba: la vida cantada desde el puro deseo de su originaria belleza. La pasión y la brevedad de la vida, el anhelo de libertad y la sonrisa cómplice de los amantes que siguen siendo hoy, como entonces, el más conmovedor y hermoso testimonio de la inteligencia popular contra el poder y la muerte. Y el milagro de la juglaría, las bellas e inocentes guerras del amor que quita el sueño, se hacen cómplices cantos de dulzura en la voz del tan fiel como riguroso pájaro solitario que sigue siendo Amancio Prada”.

* Fuente: http://www.amancioprada.com/