I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


sábado, 2 de noviembre de 2013

"El señor Ibrahim y las flores del Corán"

En estos día vi por segunda vez la película francesa de corta duración (94 min.) "El señor Ibrahim y las flores del Corán", con Omar Sharif, dirigida por François Dupeyron, basada en la novela y obra de teatro homónimas, de Éric-Emmanuel Schmitt.




La película trata el despertar de un adolescente al que la vida le ha deparado muchos problemas, fue abandonado por su madre, sus abuelos paternos murieron en el holocausto, su padre abogado, vive en función del trabajo y sumido en una depresión, lo que le hace ser un padre ausente y lejano. 

El niño, de nombre Moses (Pierre Boulanger), a quién llaman Momo, hijo de un judío desprendido de las prácticas religiosas, debe asumir labores domésticas y responsabilidades más allá de su edad. 

A la condición de pobreza, debemos agregar la cesantía del padre y finalmente su suicidio. Antes de tomar esta drástica decisión, le deja a su hijo una carta de despedida.

Todas las dificultades del niño, en esta crítica edad (adolescencia viene de adolescer) se agudizan por la escasez de recursos y por el abandono en que vive. Es una etapa decisiva para la autoconfirmación, para saber quién es y quién quiere ser. A falta de un padre presente, encuentra apoyo en un musulmán, sufí de Anatolia, "la media luna de oro" como él la llama. Su nuevo amigo es un pequeño comerciante de barrio, quien finalmente lo adopta, a solicitud del niño.

Juntos emprenden un viaje que para el anciano es su peregrinación final y para el adolescente, un verdadero viaje iniciático.  El anciano de nombre Ibrahim resulta ser un muy buen maestro. Este viaje es desde Francia donde viven en un barrio marginal y multirracial, hasta Anatolia, en automóvil, atravesando toda Europa.

Este viaje muestra el encuentro entre generaciones, religiones y culturas diferentes y demuestra que toda convivencia es posible cuando hay respeto, tolerancia y amistad.  La experiencias vividas se convierten así en maestras.

Dice el resumen del libro:
"En el París de los años sesenta, Momo, un muchacho judío de 13 años se hace amigo del tendero árabe de la calle Bleu de Paris. Pero las apariencias siempre son engañosas: el Sr. Ibrahim, el tendero, no es árabe, la calle Azul no es azul y el muchacho puede no ser judío."
Premios: César(2003) al Mejor actor (Omar Sharif) y Globo de oro (2003) a la mejor película extranjera.

Enseñanzas de Ibrahim:
"La lentitud es la clave para ser feliz"

"Sonríe siempre... habla con la sonrisa..."

"A las mujeres hay que mirarlas como diciéndoles 'nunca había visto tanta belleza'

"Donde quiera que mires, puedes encontrar belleza"

"Tu amor por otra persona es tuyo. Te pertenece a ti.  Si la otra persona lo rechaza, sólo ella está perdiendo.  Lo que tú das es tuyo para siempre.  Lo que tú guardas, se pierde para siempre".

"Escucha"

"No tengas miedo" (una expresión que en la Biblia se encuentra 365 veces, una por cada día del año).

"No me voy a morir, voy a incorporarme a la inmensidad"





En su viaje, al llegar a Turquía, presencian la danza de unos derviches giróvagos, que entran a una especie de éxtasis místico, mientras giran en torno a su corazón, en el que habita Dios, con su cabeza inclinada sobre el hombro derecho, los brazos elevados, la mano derecha mirando hacia el cielo y la mano izquierda hacia la tierra, como signo de unión entre lo divino y lo humano.  Al girar mantienen el equilibrio y se convierten en abrasadas antorchas. Ibrahim le dice a Momo: "El corazón de un hombre es como un pájaro enjaulado... si tú bailas, él canta." 

La historia está contada en primera persona, por Momo y hay un fragmento del libro que se refiere a los efectos que fue dejando ese viaje en el protagonista:

"Teníamos un montón de juegos. Él me hacía entrar en los templos religiosos con una venda en los ojos para que yo adivinara la religión por el olor.

- Aquí huele a velas, es una iglesia católica.
-Pues sí, es San Antonio.

-Aquí huele a incienso, es ortodoxa.
-Sí, es Santa Sofía.

-Y aquí huele a pies, es una mezquita musulmana. ¡Oh, en serio, aquí apesta...!
-¿Qué? ¡Pero si es la Mezquita Azul! ¿Un lugar que huele a persona no es lo suficientemente bueno para ti? ¿Qué pasa, es que a ti no te huelen nunca los pies? Es un lugar de oración que huele a hombre, que está hecho para los hombres, con hombres en su interior, ¿eso te da asco?..."

Película completa (ajustar los subtítulos, en el recuadro)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."