I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


martes, 31 de julio de 2012

"... perder en tus ojos mi mirada."



Yo no quiero destruir 
nada
de lo que has construido
sólo quiero
perder en tus ojos
mi mirada


MIA







Paloma de la PAZ




Aún en medio de la metralla,
nuestros corazones
pueden construir un nido 
con ramas de olivo
para que deposite sus huevos 
la paloma de la paz.


MIA


Mis sueños.... ¿sueños son?

El reposo del guerrero




¿Quién... dime quién...
puede asegurar que mis "sueños,  sueños son"
mientras reclinas tu cabeza en mi regazo?

MIA



sábado, 28 de julio de 2012

Me he quedado sin pulso y sin aliento


José Ferraz de Almeida Júnior (1850–1899) - Saudade (1899)



Me he quedado sin pulso y sin aliento


Me he quedado sin pulso y sin aliento
separado de ti. Cuando respiro,
el aire se me vuelve en un suspiro
y en polvo el corazón de desaliento.

No es que sienta tu ausencia el sentimiento.
Es que la siente el cuerpo. No te miro.
No te puedo tocar por más que estiro
los brazos como un ciego contra el viento.

Todo estaba detrás de tu figura.
Ausente tú, detrás todo de nada,
borroso yermo en el que desespero.

Ya no tiene paisaje mi amargura.
Prendida de tu ausencia mi mirada,
contra todo me doy, ciego me hiero.


* * *















*  Ángel González Muñiz (Oviedo, 1925 – Madrid, 2008) poeta español.


viernes, 27 de julio de 2012

Mariposas






Cierto hombre susurró: ¡Dios, háblame! y el árbol cantó.
Pero el hombre no oía.

Luego el hombre, habló más fuerte, pidiendo:
¡Dios, háblame!, y un rayo cruzó el cielo.
Pero el hombre no oía.

El hombre miró a su alrededor y dijo: ¡Dios, permite que te vea! y una
estrella se iluminó con gran resplandor.
Pero el hombre no la notó.

Entonces el hombre gritó: ¡Dios, muéstrame un milagro! y en ese
minuto nació un bebé. Pero el hombre no lo supo.

Luego el hombre pide a gritos, en desesperación: ¡Tócame Dios y hazme saber
que estás aquí!  Dicho esto, Dios bajó y tocó al hombre.  Pero éste espantó a
la mariposa que volaba a su alrededor y continuó caminando.

No te pierdas de una bendición sólo porque no viene envuelta del modo en que tú esperas.

(Autor desconocido)

jueves, 26 de julio de 2012

Certitude


Fotografía de Edouard Boubat



Certitude


Si je te parle c’est pour mieux t’entendre
Si je t’entends je suis sûr de te comprendre
Si tu souris c’est pour mieux m’envahir
Si tu souris je vois le monde entier
Si je t’étreins c’est pour me continuer
Si nous vivons tout sera à plaisir
Si je te quitte nous nous souviendrons
En te quittant nous nous retrouverons.


Paul Éluard


Certidumbre


Si te hablo es para oírte mejor
Si te oigo estoy seguro de entenderte
Si sonríes es para invadirme mejor
Si sonríes yo veo el mundo entero
Si te abrazo es para continuarme
Si vivimos todo será placer
Si te dejo nos recordaremos
Y dejándonos nos reencontraremos.


* * *

* Eugène Grindel (Saint-Denis, 1895 - 1952), conocido como Paul Éluard, poeta francés de vanguardia que cultivó de manera significativa el dadaísmo y del surrealismo.



domingo, 22 de julio de 2012

El Buen Pastor



Semana XVI del Tiempo Ordinario
22 de Julio de 2012



Color: Verde
Santoral:  Santa María Magdalena









Lecturas de la liturgia


Primera Lectura: Jeremías 23,1-6
"Reuniré el resto de mis ovejas y les pondré pastores"

Ay de los pastores que dispersan y dejan perecer las ovejas de mi rebaño -oráculo del Señor-. Por eso, así dice el Señor, Dios de Israel: "A los pastores que pastorean mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, las expulsasteis, no las guardasteis; pues yo os tomaré cuentas, por la maldad de vuestras acciones    -oráculo del Señor-. Yo mismo reuniré el resto de mis ovejas de todos los países adonde las expulsé, y las volveré a traer a sus dehesas, para que crezcan y se multipliquen. Les pondré pastores que las pastoreen; ya no temerán ni se espantarán, y ninguna se perderá -oráculo del Señor-. 
Mirad que llegan días -oráculo del Señor- en que suscitaré a David un vástago legítimo: reinará como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra. En sus días se salvará Judá, Israel habitará seguro. Y lo llamarán con este nombre: El-Señor-nuestra-justicia".



"Yo conozco a mis ovejas y las mías me conocen a Mí" (Jn. 10, 14)





Salmo Responsorial: 22
"El Señor es mi pastor, nada me falta."


El Señor es mi pastor, nada me falta: 
en verdes praderas me hace recostar; 
me conduce hacia fuentes tranquilas 
y repara mis fuerzas. 


Me guía por el sendero justo, 
por el honor de su nombre. 
Aunque camine por cañadas oscuras, 
nada temo, porque tú vas conmigo: 
tu vara y tu cayado me sosiegan. 


Preparas una mesa ante mí, 
enfrente de mis enemigos; 
me unges la cabeza con perfume, 
y mi copa rebosa. 

Tu bondad y tu misericordia me acompañan 
todos los días de mi vida, 
y habitaré en la casa del Señor 
por años sin término. 




Segunda Lectura: Efesios 2,13-18
"Él es nuestra paz, él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa"


Hermanos: Ahora estáis en Cristo Jesús. Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él es nuestra paz. Él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa, derribando con su carne el muro que los separaba: el odio. Él ha abolido la Ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para crear con los dos, en él, un solo hombre nuevo. Reconcilió con Dios a los dos pueblos, uniéndolos en un solo cuerpo mediante la cruz, dando muerte, en él, al odio. Vino y trajo la noticia de la paz: paz a vosotros, los de lejos; paz también a los de cerca. Así, unos y otros, podemos acercarnos al Padre con un mismo Espíritu.



Moscóforo, H. 570 a.C, Griego Arcaico


Evangelio: Marcos 6,30-34
"Andaban como ovejas sin pastor"


En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: "Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco." Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.




sábado, 21 de julio de 2012

No es el amor, lo sé...





No es el amor, lo sé,
pero es de noche
y yo estoy sola, frente
al mar que espera
con las uñas viscosas
de sus algas
y el sello de la sal sobre sus piedras:
sin cesar, desde el agua y las espumas
mil ramajes de brazos me recuerdan
que aguardan todavía
tendiéndome su ausencia.
Las mismas olas que devoran barcos,
que van hundiendo mástiles y velas,
tiran siempre de mí
salvajemente
ceñidas, enroscadas, como cuerdas.

No es el amor, lo sé, pero qué importa:
tiene su mismo rostro hecho de niebla
y su temblor febril y su acechanza,
tiene sus manos blandas que se aferran
con dura precisión.
Tiene su misma insólita presencia
con el prestigio de un fulgor pasado
y la futura soledad que empieza.
Tiene sin duda del amor la insidia
y el desgajado abandonar reservas
hasta quedar desnudo
como un árbol reseco.
Tiene el rondar la sangre
como un fantasma hambriento
sobre la inaccesible piel del mundo,
lamiendo inútilmente su corteza,
desesperado, ávido,
con la exacta impaciencia
del querer, del después,
del otoño y la espera.
Y aquel recomenzar desde la bruma
que es su signo quizá.
Y su señal más cierta.

No sé cuándo ha llegado:
es como un viejo amigo que regresa
con el rostro cambiado por los viajes,
las fiebres, el alcohol, las peripecias.
Reconozco sus rasgos,
su voz que ha enronquecido, pero es ésta,
su antigua voz que dice otras palabras
semejantes a aquéllas.
No es el amor, lo sé, y sin embargo
es su paso otra vez, y las caricias
recobran los caminos sin urgencia.
No hay palabras, y puedo estar callada:
todo es tan simple así, tan sin sorpresa
y es tan fácil estar, tan necesario.
No es el amor, tal vez. ¿Y si lo fuera?



Julia Prilutzky Farny


* * *


* Julia Prilutzky Farny:  poeta ucraniana-argentina, nacida en Kiev en 1912 y fallecida en Buenos Aires el 8 de marzo del 2002.

Tú duermes, ya lo sé




Tú duermes, ya lo sé.
Te estoy velando.
No importa que estés lejos,
que no escuche
tu cadencia en la sombra;
no importa que no pueda
pasar mi mano sobre tu cabeza,
tus sienes y tus hombros.

Yo estoy velando, siempre.
No importa que no pueda acurrucarme
para que tú me envuelvas sin saberlo,
para que tú me abraces sin sentirlo,
para que me retengas
mientras yo tiemblo y digo simplemente
palabras que no escuchas.

Yo puedo estar tan lejos
pero sigo velando cuando duermes.


Julia Prilutzky Farny

* * *


* Julia Prilutzky Farny:  poeta ucraniana-argentina, nacida en Kiev en 1912 y fallecida en Buenos Aires el 8 de marzo del 2002.

Lluvia





Lluvia


Llueve otra vez. Llueve de nuevo. Llueve:
siempre el amor me llega con la lluvia.
Sobre la calle una llovizna breve
y aquí en mi corazón, cómo diluvia...

Llueve. Y el agua cae sin relieve
sobre las piedras, ávidas de lluvia.
Aquí en mi corazón, cómo remueve;
aquí en mi corazón, cómo diluvia.

Siempre el amor me llega así. Sin ruido,
con silencioso paso estremecido:
niebla menuda que después diluvia.

Siempre el amor me llega así, callado,
con silencioso andar desesperado...
Y no sé dónde estás. Y está la lluvia.



Julia Prilutzky Farny

* * *





* Julia Prilutzky Farny:  poeta ucraniana-argentina, nacida en Kiev en 1912 y fallecida en Buenos Aires el 8 de marzo del 2002.



Have You Ever Seen The Rain? 
Creedence Clearwater Revival







Solo de nostalgia


Expectations - detail  - Christophe Vacher


Solo de nostalgia


Una hora mala, un viento, un avefría, 
un olvidarse el mar de la marea, 
un irse atrás y no querer pelea 
o echar a pique tiempo y alegría. 

Un solo de jardín, un solo día, 
un árbol y un suspiro, una azotea 
para el suicidio que me deletrea 
la nostalgia de tu jardinería. 

Poner junto a tu nombre punto y raya 
y sentirme terreno de secano. 
-Dile al mar que ayer vino que se vaya- 

Fue una mañana azul y fue verano, 
un pájaro tan solo y una playa 
y tú desdén aquí, sobre mi mano.


Francisco Mena
(España, 1934)



jueves, 19 de julio de 2012

¿Es que se puede odiar amando?


Serge Marshennikov -  pintor ruso contemporáneo 





Hoy he despertado con una idea dando vueltas en mi cabeza,  
como un pájaro encerrado queriendo salir.
Escucho tus pasos venir desde lejos,  
pasas por la vereda de enfrente y ni siquiera me ves.
¡Estoy tan cansada de esperar!
Odio esta lejanía y a veces me parece odiarte también a ti.
¿Es que se puede odiar amando?

MIA


*  Serge Marshennikov nació en Ufa, Bashkiria, Rusia en 1971.  Pintor realista y de gran sensualidad.

miércoles, 18 de julio de 2012

Y si te quiero abierto...


“La modelo”  -  pintor costarricense Rolando Cubero




Y si te quiero abierto
como el centro imposible de un mundo transparente,
si te quiero imposible, más allá de mis brazos
o la aurora que extiende un sueño en las tinieblas,
más abierto que el viento, más leve y más amante,
será porque mañana nos quisiera infinitos,
unidos como nieve a punto de ser agua.

Y es por eso que dejo resonar la memoria,
todas esas palabras de hilo que se enredan
en tu boca o la mía.


De "Semillas para un cuerpo"   1988




*  Chantal Maillard, poeta belga-española.  Hija de padres belgas, nació en Bruselas en 1951, nacionalizándose española a los 17 años. Doctora en Filosofía Pura y profesora titular de Estética y Teoría de las Artes en el Departamento de Filosofía de la Universidad de Málaga, en la que imparte enseñanza desde 1990.



Todos tienen algún objeto precioso que ofrecer...


Antoine-Jean Gros  (1771-1835)  -  Christine_Boyer





Todos tienen algún objeto precioso que ofrecer:
un cuenco de agua negra en que mirarse,
la piel recién curtida de un leopardo,
un hijo o un potro amado por los vientos.
Pero yo nada tengo:
cuando quiero mostrar tu reflejo en mis manos
te pierdo, y otra noche infinita
comienza, pues al perderte ni siquiera yo
me pertenezco.

De "Hainuwele" 1990




*  Chantal Maillard, poeta belga-española.  Hija de padres belgas, nació en Bruselas en 1951, nacionalizándose española a los 17 años. Doctora en Filosofía Pura y profesora titular de Estética y Teoría de las Artes en el Departamento de Filosofía de la Universidad de Málaga, en la que imparte enseñanza desde 1990.

Surge del Baño


El baño de Psiché  -  Frederic Leighton




Surge del baño secándose el rostro   
del agua de rosas y azufaifas;   
el agua se desliza por las trenzas de su cabello   
como el rocío por las alas de un cuervo.   
  
Es como el sol luminoso de la mañana   
que se asoma a nosotros a través de las nubes.

Abu-l-Bacqa’ de Ronda (1204-1286)


lunes, 16 de julio de 2012

La levedad de la rosa... nos hace disfrutar aún más su belleza


Bajorrelieve griego: Briseida es separada de Aquiles



"Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: 
los dioses nos envidian. 
Nos envidian porque somos mortales, 

porque cada instante nuestro podría ser el último, 
todo es más hermoso porque hay un final. 
Nunca serás mas hermosa de lo que eres ahora, 

nunca volveremos a estar aquí..."

Aquiles a Briseida en Troya




Rose soft focus  -  Caslad


La vida se vive con pasión cuando nos damos cuenta de la finitud.
La levedad de la rosa... nos hace disfrutar aún más su belleza

MIA




Aquiles y Briseida

Aquiles, el mayor de los guerreros griegos en la guerra de Troya, era hijo de la ninfa del mar, Tetis, y de Peleo, rey de los mirmidones de Tesalia. Cuando niño su madre lo sumergió en el río Éstige para hacerlo inmortal. Las aguas lo hicieron invulnerable menos en el talón, por donde lo sostenía su madre. Aquiles libró muchas batallas durante el sitio de diez años a la ciudad de Troya. 

Hipodamía o Briseida estaba casada con Mines, que fue muerto por Aquiles. Éste se la llevó cautiva, y Patroclo, para consolarla, le prometió que Aquiles la haría su esposa; y, en efecto, llegó a ser la esclava favorita del héroe, "que la amaba tiernamente". 

Cuando el rey miceno Agamenón tomó para sí a la cautiva Briseida, Aquiles retiró a los mirmidones de la batalla y se encerró encolerizado en su tienda. Los troyanos, envalentonados por su ausencia, atacaron a los griegos y los forzaron a una retirada precipitada.  Entonces Patroclo, amigo y compañero de Aquiles, le tomó prestada su armadura y guió a los mirmidones a la batalla. 

Cuando el príncipe troyano Héctor mató a Patroclo, el desconsolado Aquiles volvió a la batalla, mató a Héctor y arrastró su cuerpo triunfante detrás de su carro. Más tarde permitió a Príamo, rey de Troya, rescatar el cuerpo de su hijo Héctor

Aquiles peleó su última batalla con Memnón, rey de los etíopes. Después de matar al rey, Aquiles condujo a los griegos hacia los muros de Troya. Allí fue mortalmente herido en el talón por Paris.



Extrañamente...



Una estrella fugaz que, extrañamente, 
quedó orbitando en torno mío,  
negándose a morir...

MIA


domingo, 15 de julio de 2012

Pero eres tú por quien sigo viviendo...


Albert Aublet (1851-1938)  -  Selene


EL DESPERTAR


En el alba de la felicidad,
Me diste tres besos para despertar
A ese momento de amor.
Traté de recordar en mi corazón
Lo que había soñado durante la noche,
Antes de estar consciente
De este movimiento de la vida.
Encontré mis sueños
Pero la luna me alejó,
Me elevó hacia el firmamento
Y me dejó allí suspendido
Viendo cómo mi corazón había caído en tu camino,
Cantando una canción.
Entre mi Amor y mi corazón
Sucedían cosas que lentamente
Me hicieron recordar todo.
Me diviertes con tus caricias,
Aunque no pueda ver tus manos.
Me has besado con ternura,
Aunque no haya visto tus labios.
Te escondes de mí,
Pero eres tú por quien sigo viviendo.
Quizás llegará el momento
En que te canses de besarme,
Y estaré feliz aunque me insultes;
Sólo te pido: mírame siquiera.




Rumi





sábado, 14 de julio de 2012

La Flor del Aire

Water Lilies Series  -  Claude Monet  -  1903



Poema La Flor del Aire
(frag.)

A Consuelo Saleva


Yo la encontré por mi destino,
de pie a mitad de la pradera,
gobernadora del que pase,
del que le hable y que la vea.

Y ella me dijo: "Sube al monte.
Yo nunca dejo la pradera,
y me cortas las flores blancas
como nieves, duras y tiernas."

Me subí a la ácida montaña,
busqué las flores donde albean,
entre las rocas existiendo
medio dormidas y despiertas.

Cuando bajé, con carga mía,
la hallé a mitad de la pradera,
y fui cubriéndola frenética,
con un torrente de azucenas.

Y sin mirarse la blancura,
ella me dijo: "Tú acarrea
ahora sólo flores rojas.
Yo no puedo pasar la pradera."

Trepe las peñas con el venado,
y busqué flores de demencia,
las que rojean y parecen
que de rojez vivan y mueran.

Cuando bajé se las fui dando
con un temblor feliz de ofrenda,
y ella se puso como el agua
que en ciervo herido se ensangrienta.

(...)


Con estas flores sin color,
ni blanquecinas ni bermejas,
hasta mi entrega sobre el límite,
cuando mi Tiempo se disuelva...



Gabriela Mistral


 De la serie Historias de Loca de Tala (1938)


* * *


Este poema que parece muy sencillo, puede circunscribirse a la poética que lleva un mensaje de ascesis o camino de perfección del alma . Idea de trascendencia desde el yo interior al allá afuera o más allá,  arriba.  Da cuenta de una especie de revelación y éxtasis místico.  El camino a la montaña es símbolo de ascención del espíritu.  El cuerpo sigue al alma en esta aventura al borde de la aporética.  Es el resultado de habitar poéticamente el mundo,  como dijo Hölderlin.

Gabriela Mistral reconoce que quizo llamarlo "La Aventura", "mi aventura con la poesía".

"Derrida (1974) señala que la experiencia del sentido es un rastro (trace)  que pervive en la escritura.  El rastro es percibido como una relación enigmática entre el adentro y el afuera del sí mismo, siendo este enigma una experiencia del espacio."

"Las flores sin color se cortan del aire. Sin color también es el tiempo, el sueño y los sueños. Las flores figuran al cuerpo en su devenir de color blanco-rojo-amarillo a sin-color, ¿Transparente? En el poema se percibe la transparencia como aire-viento, en este caso levedad e in-sustancialidad. Las flores se disuelven en su levedad como el tiempo se disuelve en el sueño. En este caso, el cuerpo del sujeto que escribe se ha disuelto en flujos de conciencia onírica, que se despliega en una sucesión de cambios de colores como cambio de estados de conciencia, estos cambios se suceden desde niveles más densos a niveles sutiles." 


(Dra. Carolina Muñoz P., Universidad de Concepción, en su ensayo: "Lectura cinética de las figuraciones del cuerpo-alma en “La flor del aire” de Gabriela Mistral y “El deseo más profundo” de Marina Arrate"

*  Fuente: http://letras.s5.com/ma071009.html







Cosas




Cosas


Amo las cosas que nunca tuve 
con las otras que ya no tengo. 

Yo toco un agua silenciosa, 
parada en pastos friolentos, 
que sin un viento tiritaba 
en el huerto que era mi huerto. 

La miro como la miraba; 
me da un extraño pensamieto, 
y juego, lenta, con esa agua 
como con pez o con misterio. 


De Tala (1938)


Gabriela Mistral



¡duérmete apegado a mí!



Apegado a mí

Gabriela Mistral


Velloncito de mi carne, 
que en mis entrañas tejí, 
velloncito friolento, 
¡duérmete apegado a mí! 

La perdiz duerme en el trébol 
escuchándole latir: 
no te turben mis alientos, 
¡duérmete apegado a mí! 

Hierbecita temblorosa 
asombrada de vivir, 
no te sueltes de mi pecho: 
¡duérmete apegado a mí! 

Yo que todo lo he perdido 
ahora tiemblo hasta al dormir. 
No resbales de mi brazo: 
¡duérmete apegado a mí!


De  Ternura (1924) Canciones de cuna 



Del libro "Gabriela, la poeta viajera y algunos poemas"
de Alejandra Toro (2009)

* Ilustración de Isabel Hojas



El poema en voz de la propia Gabriela


miércoles, 11 de julio de 2012

Es la llamada tibia de mi alma...


Mary Pickford  -  1914



CANCIÓN DE LA VERDAD SENCILLA



No es él el que me lleva
Es mi vida que en su vida palpita.
Es la llamada tibia de mi alma
que se ha ido a cantar entre sus rimas.
Es la inquietud de viaje de mi espíritu
que ha encontrado en su rumbo eterna vía.

El y yo somos uno.
Uno mismo y por siempre entre las cimas;
manantial abrazando lluvia y tierra;
fundidos en un soplo ola y brisa;
blanca mano enlazando piedra y oro;
hora cósmica uniendo noche y día.

El y yo somos uno.
Uno mismo y por siempre en las heridas.
Uno mismo y por siempre en la conciencia.
Uno mismo y por siempre en la alegría.

Yo saldré de su pecho a ciertas horas,
cuando él duerma el dolor en sus pupilas,
en cada eco bebiéndome lo eterno,
y en cada alba cargando una sonrisa.

Y seré claridad para sus manos
cuando se vuelquen a trepar los días,
en la lucha sagrada del instinto
por salvarse de ráfagas suicidas.

Si extraviado de senda, por los locos
enjaulados del mundo, fuese un día,
una luz disparada por mi espíritu
le anunciará el retorno hasta mi vida.

No es él el que me lleva
Es su vida que corre por la mía



Julia Constancia Burgos 
(Puerto Rico 1914 - 1953)