I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


miércoles, 8 de marzo de 2017

Tan sólo aquel que levantó la lira


Orfeo - Roberto Ferri


Sonetos de Orfeo

IX


Tan sólo aquel que levantó la lira,
incluso entre las sombras,
puede expresar, entre presentimientos,
la alabanza infinita.

Tan sólo aquel que comió con los muertos
la adormidera, la de ellos,
no volverá a perder
el más leve sonido.

Aunque el reflejo del estanque
se desvanezca muchas veces:
sabe la imagen.

Sólo en el reino doble
se volverán las voces
eternas y suaves.


Versión de Adrian Kovacsics


Rainer Maria Rilke



* * *




Rainer Maria Rilke (1875, Praga, Bohemia, República Checa, mientras pertenecía al Imperio Austrohúngaro - 1926, Val-Mont, Suiza. 

Considerado uno de los poetas más importantes en lengua alemana y de la literatura universal. 

Sus obras fundamentales son las Elegías de Duino y los Sonetos a Orfeo. 

En prosa destacan las Cartas a un joven poeta y Los cuadernos de Malte Laurids Brigge. 

Es autor también de varias obras en francés.


ORACIÓN A LA VIDA


El viejo guitarrista  -  Pablo Picasso  (1903)




¡Pensar y vivir durante milenios, 
arroja plenamente tu contenido!
 Si ya no te queda ninguna felicidad que darme, 
¡bien! ¡Aún tienes el sufrimiento!
Lou Andreas Salomé (1881)








ORACIÓN A LA VIDA





¡Sin duda un amigo ama a su amigo como yo te amo a ti, 
vida llena de enigmas! 
Lo mismo si me has hecho vibrar de gozo que llorar, 
tanto si me procuraste sufrimiento como placer,
yo te amo en tu felicidad y en tu aflicción: 
y si es necesario que me aniquiles, 
me arrancaré de tus brazos con dolor, 
como se arranca el amigo del pecho de su amigo.

Con todas mis fuerzas te abrazo: ¡deja que tu llama encienda mi espíritu 
y que, en el fragor de la lucha, 
reconozca yo la solución a tu íntimo enigma!



Rainer Maria Rilke





Rainer Maria Rilke (1875, Praga, Bohemia, República Checa, mientras pertenecía al Imperio Austrohúngaro - 1926, Val-Mont, Suiza.
Considerado uno de los poetas más importantes en lengua alemana y de la literatura universal. 

Sus obras fundamentales son las Elegías de Duino y los Sonetos a Orfeo. 

En prosa destacan las Cartas a un joven poeta y Los cuadernos de Malte Laurids Brigge. 

Es autor también de varias obras en francés.




sábado, 25 de febrero de 2017

Come on over

Olivia Newton-John en Viña del Mar 2017- Francisco Velásquez (Perú).



Come on over




If my life gets like a jigsaw
With the pieces out of place
Come on over
Put a smile back on my face

And if all my bad days came at once
You would know just what to do
Come on over
Baby, you would see me through

And if you think I need you
Come on over
Bring your love around
You can dry away my tears

And if you think I need you
Come on over
Lay your body down
You know I will be here
So bring your love around

When I cannot see in front of me
And I know my darkest day
Come on over
You can take it all away

And if you think I need you
Come on over
Bring your love around
You can wipe away my tears

And if you think I need you
Come on over
Lay your body down
You know I will be here
So bring your love around

If you think
If you think I need you
Come on over




* * *













Escrita y compuesta por Barry Gibb y Robin Gibb, originalmente interpretada por los Bee Gees en 1975, formó parte del álbum "Come on over" de Olivia Newton-John en 1976.






jueves, 23 de febrero de 2017

Canción amarga



Kalashnikov Stas





Canción amarga





Nada turba mi ser, pero estoy triste.
Algo lento de sombra me golpea,
aunque casi detrás de esta agonía,
he tenido en mi mano las estrellas.

Debe ser la caricia de lo inútil,
la tristeza sin fin de ser poeta,
de cantar y cantar, sin que se rompa
la tragedia sin par de la existencia.

Ser y no querer ser… esa es la divisa,
la batalla que agota toda espera,
encontrarse, ya el alma moribunda,
que en el mísero cuerpo aún quedan fuerzas.

¡Perdóname, oh amor, si no te nombro!
Fuera de tu canción soy ala seca.
La muerte y yo dormimos juntamente…
Cantarte a ti, tan solo, me despierta.




Julia de Burgos



* * *



Julia Constancia Burgos García 
(Carolina, Puerto Rico 1914 - Nueva York 1953) considerada la más grande poeta de Puerto Rico, fue educadora, poeta, dramaturga y activista por los derechos humanos, de la mujer, y por la independencia de su tierra natal.

Se nutrió de poetas como Delmira Agustini, Alfonsina Storni,Juana de Ibarbourou, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Pablo Neruda, entre otros.

Tanto su vida como su muerte estuvo rodeada de soledad e infortunio, Julia de Burgos murió el 6 de julio de 1953, en Nueva York, donde fue encontrada inconsciente y sin identificación en un punto entre la Calle 106 y la Quinta Avenida. Su deceso se produjo mientras era trasladada al Hospital de Harlem. Sus restos fueron depositados en una tumba anónima y posteriormente rescatados y trasladados a Puerto Rico destino al Cementerio de Carolina, cerca de su amado Río Grande de Loíza.

Su obra responde a su experiencia de vida y su compromiso nacionalista y de género.

Obras: 

Publicó tres colecciones de poemas en vida, más el cuarto póstumo:

  • "Poemas exactos a mí misma" en una edición privada en 1936 (extraviada).
  • "Poema en veinte surcos" en 1938, elogiado por el Ateneo puertorriqueño. 
  • "Canción de la verdad sencilla", en 1939, premiada por el Instituto de Literatura Puertorriqueña.
  • "El mar y tú y otros poemas" en 1954.

Se destacan sus escritos:

"Ser o no ser es la divisa", "Río Grande de Loíza" (un verdadero lamento isleño), "Poema para mi muerte", "Yo misma fui mi ruta" (un llamado feminista), "Alba de mi silencio" y "Alta mar y gaviota". 

jueves, 9 de febrero de 2017

REÍR LLORANDO


David GarrickThomas Gainsborough - National Portrait Gallery


David Garrik (Hereford, 19 de febrero de 1717 - Londres, 20 de enero de 1779) actor y dramaturgo británico. Está considerado como una de las principales figuras del teatro inglés del siglo XVIII. Está enterrado en la abadía de Westminster, Londres, Inglaterra.



David Garrick como Benedick, en la obra Much Ado About Nothing 
de William Shakespeare (1770).


Un poema que declamaba mi madre, una maestra primaria. Yo la escuchaba cautivada por la historia.








REÍR LLORANDO


Viendo a Garrik —actor de la Inglaterra— 
el pueblo al aplaudirle le decía: 
«Eres el mas gracioso de la tierra 
y el más feliz...» 
Y el cómico reía.


Víctimas del spleen, los altos lores, 
en sus noches más negras y pesadas, 
iban a ver al rey de los actores 
y cambiaban su spleen en carcajadas.


Un día ante un médico famoso, 
llegóse un hombre de mirar sombrío: 

«Sufro —le dijo—, un mal tan espantoso 
como esta palidez del rostro mío. 
Nada me causa encanto ni atractivo; 
no me importan mi nombre ni mi suerte 
en un eterno spleen muriendo vivo, 
y es mi única pasión, la de la muerte». 


—Viajad y os distraeréis. 

— ¡Tanto he viajado! 


—Las lecturas buscad. 

 —¡Tanto he leído! 


—Que os ame una mujer.

 —¡Si soy amado! 


—¡Un título adquirid! 

—¡Noble he nacido! 


—¿Pobre seréis quizá?

 —Tengo riquezas 


—¿De lisonjas gustáis? 

—¡Tantas escucho! 


—¿Qué tenéis de familia? 

—Mis tristezas 


—¿Vais a los cementerios?

 —Mucho... mucho...


 —¿De vuestra vida actual, tenéis testigos?

 —Sí, mas no dejo que me impongan yugos 
yo les llamo a los muertos mis amigos; 
y les llamo a los vivos mis verdugos.


—Me deja —agrega el médico— perplejo 
vuestro mal mas no debo acobardaros; 
tomad hoy por receta este consejo: 
sólo viendo a Garrik, podréis curaros. 


 —¿A Garrik? 

—Sí, a Garrik... 


La más remisa y austera sociedad 
le busca ansiosa; 
todo aquél que lo ve, muere de risa: 
tiene una gracia artística asombrosa. 


 —¿Y a mí, me hará reír? 

—¡Oh!, sí, os lo juro, él sí y nadie más que él; 
mas... ¿qué os inquieta?


 —Así —dijo el enfermo— no me curo; 
¡Yo soy Garrik!... Cambiadme la receta. 


¡Cuántos hay que, cansados de la vida, 
enfermos de pesar, muertos de tedio, 
hacen reír como el actor suicida, 
sin encontrar para su mal remedio!


¡Oh! ¡Cuántas veces al reír se llora! 
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe, 
porque en los seres que el dolor devora, 
el alma llora cuando el rostro ríe! 


Si se muere la fe, si huye la calma, 
si sólo abrojos nuestra planta pisa, 
lanza a la faz la tempestad del alma, 
un relámpago triste: la sonrisa.


El carnaval del mundo engaña tanto, 
que las vidas son breves mascaradas; 
aquí aprendemos a reír con llanto 
y también a llorar con carcajadas.


Juan de Dios Peza


*

*  Spleen:  término francés, referido al estado de melancólica tristeza, hoy podríamos llamarla depresión endógena.


* * *


Juan de Dios Peza (México D.F., 29 de junio de 1852 - 16 de marzo de 1910) poeta, político y mexicano. Miembro numerario de la Academia Mexicana de la Lengua (1908).


jueves, 2 de febrero de 2017

ELOGIO DE LOS PÁJAROS


Grey wagtail (Motacilla cinerea) - Fran Byrne



ELOGIO DE LOS PÁJAROS



                  Me gustan los pájaros porque vuelan y no vuelan. Porque se zambullen en las aguas y en las nubes. Porque sus huesos están llenos de aire. Por la pelusa impermeable que tienen bajo las plumas. Por esas garras que han desaparecido de las alas pero que se han conservado en las patas, salvo en esas en forma de remo, dignas también de todo nuestro respeto. Me gustan los pájaros por sus patas de palillo, y por las torcidas también, cubiertas en ocasiones por escamas púrpuras, amarillas o azules.  
      
       
                      Por su andar elegante y majestuoso, y por su cojera, que siempre da la impresión de que la tierra que hay bajo sus pies se balancee. Por esos ojillos desorbitados que nos ven a su manera. Por los picos puntiagudos, con forma de tijeras, curvos, aplastados,largos o cortos. Por las pecheras emplumadas,los penachos, las crestas, los collarines, los volantes, las almillas, los pantalones, los abanicos y los ribetes. Yo misma valoro en gran medida no solo la grisura en el pelaje del ave, la cual nunca resulta monótona, sino también el abigarramiento, el cual durante la época del celo siempre se las arregla para ofrecernos algún efecto adicional. Me gustan los pájaros por sus nidos, sus huevos y las bocas reptilianas abiertas de par en par de los polluelos.  Y, finalmente, por esas voces chirriantes y melodiosas que gorjean, trinan y gorgotean.


Papamoscas gris



                    El autor de este atlas sobre los pájaros le ha dedicado una atención muy especial a todas esas voces. Por ejemplo, el «pst pst tik tik» es la voz de reclamo del papamoscas gris, mientras que el «bit bit cyt crr» corresponde al papamoscas negro, una diferencia sustancial que impide la confusión amorosa entre estas dos familias tan cercanas. Como es de suponer, todo intento por reproducir las voces de las aves mediante los sonidos del lenguaje humano es claramente impreciso, y sería todo mucho más fácil si el atlas incluyese algunos discos. Pero Jan Sokołowski sabía muy bien qué hacía: dada la ya conocida presteza de nuestra industria musical, un atlas como este con grabaciones aparecería dentro de setenta años. Por ello, su laboriosa aunque imperfecta trascripción merece nuestro reconocimiento; si bien, debe añadirse también que su trabajo es fruto de varios siglos de tradición literaria. Y dado que hablamos de literatura, debo decir que también me gustan los pájaros porque han revoloteado durante siglos dentro de la poesía polaca. Desgraciadamente, no todos ellos. El protagonista y el predilecto de la poesía es el ruiseñor.  El águila, el cuervo, el búho, la golondrina, la cigüe­ña, la paloma, la gaviota, el cisne, la grulla, la alondra y el cuclillo pertenecen a esa casta privilegiada. También encontramos a la garza, el tordo, el camachuelo, el aguzanieves, el pinzón, el mirlo y muchos otros, aunque más esporá­dicamente.


Ruiseñor



                     Hay pájaros cuya existencia la poesía calla, simplemente porque sus nombres son tan desparpajados que arruinarían el ambiente lírico. Nunca me he encontrado con el verderón, el triguero, el trillador marrón o, incluso, con el bigotudo. El desafortunado chotacabras no es para nada más feo que la golondrina, pero no ha conseguido hacer carrera poética. Solo podemos albergar la esperanza de que, en el futuro, algún poeta se apiade finalmente de él o de algún porrón osculado. Al menos, este no es el peor de los futuros, ya que aún hay esperanza. Otro cantar es el de aquellos pájaros condenados por tener un nombre ambiguo. El alcaraván, el colirrojo o el gorrión (1) solo añadirían confusión al paisaje poético. ¿Y qué pasa con la cogujada o galerita cristata? En otra época prestó su nombre a las jóvenes doncellas y lo echó todo a perder. Un poeta que escribiese «A mi tranquila choza llegó volando una galerita», sería hoy considerado como un donjuán fanfarrón. ¿Y qué tal sería el pato havelda? «Un vez me senté en la empalizada y me rozó, al vuelo, una havelda...» No, no puede ser. ¿Y qué tal el pájaro combatiente? «No vagues junto al Narew,(2) vida mía, para que los combatientes no se asusten al verte...» ¿Qué clase de bardo se arriesgaría por algo así? El que esos parias voladores se sientan dolorosamente afectados por su ausencia en nuestra poesía es un asunto aparte. Siempre pueden resarcirse incorporándose a la poesía de algún país extranjero en donde su nombre no pueda asociarse con ninguna otra cosa.


Pájaros combatientes machos


* Notas:

(1) Todos los nombres de ave que se citan a partir de este instante tienen en polaco un doble significado que los hace simpáticos a los ojos del lector, pero que resulta absolutamente intraducible en castellano, por lo que perdemos ese gracioso juego de palabras del original. Hemos tratado, en la medida de lo posible, de hacer comprensible el texto al lector español. 

(2) El Narew es un río del oeste de Bielorrusia y noreste de Polonia, afluente del Vístula



 * * *



Wislawa Szymborska “Lecturas no obligatorias“ sobre "Los pájaros de Polonia" de Jan Sokołowski, con ilustraciones en color de Władysław Siwka, Varsovia, Wydawnictwa Szkolne i Pedagogiczne, 1979.