I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


viernes, 29 de abril de 2011

Y la muerte no tendrá dominio



Viendo la película "El peso del agua" de la Directora Kathryn Bigelow,  con los actores Catherine McCormack, Elizabeth Hurley, Josh Lucas, Katrin Cartlidge, Sean Penn, Sarah Polley,  me encontré con este magnífico poema de Dylan Thomas.  Sean Penn interpreta a un poeta que aunque casado,  continúa enamorado de su novia muerta.  Su esposa es una fotógrafa y ambos,  desde su arte pretenden detener el tiempo y traer el pasado al presente.





Y LA MUERTE NO TENDRÁ DOMINIO

Dylan Thomas


Y la muerte no tendrá dominio.
Desnudos los muertos se habrán confundido
con el hombre del viento y la luna poniente;
cuando sus huesos estén roídos y sean polvo los limpios,
tendrán estrellas a sus codos y a sus pies;
aunque se vuelvan locos serán cuerdos,
aunque se hundan en el mar saldrán de nuevo,
aunque los amantes se pierdan quedará el amor;
y la muerte no tendrá dominio.

Y la muerte no tendrá dominio.

Y la muerte no tendrá dominio.
Bajo las ondulaciones del mar
los que yacen tendidos no morirán aterrados;
retorciéndose en el potro cuando los nervios ceden,
amarrados a una rueda, aún no se romperán;
la fe en sus manos se partirá en dos,
y los penetrarán los daños unicornios;
rotos todos los cabos ya no crujirán más;
y la muerte no tendrá dominio.

Y la muerte no tendrá dominio.

Aunque las gaviotas no griten más en su oído
ni las olas estallen ruidosas en las costas;
aunque no broten flores donde antes brotaron ni levanten
ya más la cabeza al golpe de la lluvia;
aunque estén locos y muertos como clavos,
las cabezas de los cadáveres martillearan margaritas;
estallarán al sol hasta que el sol estalle,
y la muerte no tendrá dominio.




And Death Shall Have No Dominion

Dylan Thomas

And death shall have no dominion.
Dead mean naked they shall be one
With the man in the wind and the west moon;
When their bones are picked clean and the clean bones gone,
They shall have stars at elbow and foot;
Though they go mad they shall be sane,
Though they sink through the sea they shall rise again;
Though lovers be lost love shall not;
And death shall have no dominion.


And death shall have no dominion.

No more may gulls cry at their ears
Or waves break loud on the seashores;
Where blew a flower may a flower no more
Lift its head to the blows of the rain;
Though they be mad and dead as nails,
Heads of the characters hammer through daisies;
Break in the sun till the sun breaks down,
And death shall have no dominion.


And death shall have no dominion.

Under the windings of the sea
They lying long shall not die windily;
Twisting on racks when sinews give way,
Strapped to a wheel, yet they shall not break;
Faith in their hands shall snap in two,
And the unicorn evils run them through;
Split all ends up they shan't crack;
And death shall have no dominion.


*  Dylan Marlais Thomas (Swansea, Gales 1914 – Nueva York 1953) poeta, escritor de cuentos y dramaturgo galés,  conocido como "el último poeta maldito" por haber pagado el pase a la genialidad con el caos de los excesos.  Muere a los 39 años,  de una hemorragia cerebral,  dentro de un coma etílico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."