I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


lunes, 16 de julio de 2012

La levedad de la rosa... nos hace disfrutar aún más su belleza


Bajorrelieve griego: Briseida es separada de Aquiles



"Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: 
los dioses nos envidian. 
Nos envidian porque somos mortales, 

porque cada instante nuestro podría ser el último, 
todo es más hermoso porque hay un final. 
Nunca serás mas hermosa de lo que eres ahora, 

nunca volveremos a estar aquí..."

Aquiles a Briseida en Troya




Rose soft focus  -  Caslad


La vida se vive con pasión cuando nos damos cuenta de la finitud.
La levedad de la rosa... nos hace disfrutar aún más su belleza

MIA




Aquiles y Briseida

Aquiles, el mayor de los guerreros griegos en la guerra de Troya, era hijo de la ninfa del mar, Tetis, y de Peleo, rey de los mirmidones de Tesalia. Cuando niño su madre lo sumergió en el río Éstige para hacerlo inmortal. Las aguas lo hicieron invulnerable menos en el talón, por donde lo sostenía su madre. Aquiles libró muchas batallas durante el sitio de diez años a la ciudad de Troya. 

Hipodamía o Briseida estaba casada con Mines, que fue muerto por Aquiles. Éste se la llevó cautiva, y Patroclo, para consolarla, le prometió que Aquiles la haría su esposa; y, en efecto, llegó a ser la esclava favorita del héroe, "que la amaba tiernamente". 

Cuando el rey miceno Agamenón tomó para sí a la cautiva Briseida, Aquiles retiró a los mirmidones de la batalla y se encerró encolerizado en su tienda. Los troyanos, envalentonados por su ausencia, atacaron a los griegos y los forzaron a una retirada precipitada.  Entonces Patroclo, amigo y compañero de Aquiles, le tomó prestada su armadura y guió a los mirmidones a la batalla. 

Cuando el príncipe troyano Héctor mató a Patroclo, el desconsolado Aquiles volvió a la batalla, mató a Héctor y arrastró su cuerpo triunfante detrás de su carro. Más tarde permitió a Príamo, rey de Troya, rescatar el cuerpo de su hijo Héctor

Aquiles peleó su última batalla con Memnón, rey de los etíopes. Después de matar al rey, Aquiles condujo a los griegos hacia los muros de Troya. Allí fue mortalmente herido en el talón por Paris.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."