I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


domingo, 4 de noviembre de 2012

Negra leche del alba...

Uno de los más acuciosos trabajos de Carlos Morales del Coso, poeta y editor de El toro de Barro, que debieran llenarlo de justa satisfacción por todo el esfuerzo invertido en ello y sus excelentes resultados, es su versión del poema Todesfuge de Paul Celan.

Este video fue elaborado desde el Canal de Poesía de Antonio Tello, poeta argentino que vive en Barcelona, España;  el tema musical corresponde al Requiem de Gyorgy Ligeti y la realización a Eduardo Salvatierra.





Todesfuge

Paul Celan

Versión de Carlos Morales



Negra leche del alba la bebemos al atardecer
cuando media el día la bebemos de mañana y de noche la bebemos
bebemos y bebemos
y una tumba en el aire cavamos allí no se duerme en la estrechura
Vive un hombre en la casa que juega con serpientes y que escribe
a Alemania escribe así que anochece Margarete tus dorados cabellos
escribe y sale de la casa y fulgen las estrellas y silba a sus perros venid
y silba a sus judíos que salgan cavad una zanja en la tierra
tocad nos manda danzad


Negra leche del alba te bebemos de noche
te bebemos al alba cuando media el día te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
Un hombre vive en la casa que juega con serpientes y que escribe
a Alemania escribe al anochecer tus cabellos de oro Margarete
ceniza tus cabellos Sulamith una tumba cavamos en el aire no se yace allí estrecho
Y grita hincad más hondo en la tierra las palas los otros cantad y tocad
el hierro agarra del cinto lo blande azules sus ojos
hincad más hondo las palas vosotros los otros seguid tocando y bailad


Negra leche del alba te bebemos de noche
cuando media el día te bebemos al alba te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
y un hombre vive en la casa Margarete tus cabellos dorados
ceniza tus cabellos Sulamith jugando con serpientes
Y grita que suene más dulce la muerte la muerte es un Maestro alemán
y grita golpead sombríos los violines y así subiréis como humo en el viento
abierta tendréis una tumba en las nubes estrecho allí no se yace


Negra leche del alba te bebemos de noche
cuando media el día te bebemos la muerte es un Maestro alemán
te bebemos de tarde y al alba bebemos y bebemos
la muerte es un Maestro venido de Alemania su ojo es azul
te alcanza con bala de plomo certera tú eres su blanco
un hombre vive en la casa Margarete tus bucles de oro
azuza a sus perros los lanza a nosotros un nicho en el aire nos da
se pone a jugar con serpientes y sueña la muerte es un Maestro alemán


tus cabellos de oro Margarete
Sulamith tu pelo de ceniza



* * *


Éste es uno de los poemas de Paul Celan que formarán parte de Negra leche del alba, la Antología de la poesía del Holocausto que tengo ya ultimada y a la espera de una última revisión.  En lo que toca a esta versión, quiero agradecer a mi buen amigo Mattías Schultz su trabajo como traductor y como consejero, porque sin él creo que me hubiera sido imposible expresar en castellano ese ritmo contundente, vertiginoso e hipnótico que el poeta utilizaba en sus lecturas en vivo, tan semejante al propio de las letanías.

Asimismo, quiero advertir a los lectores que, si se abre cualquiera de estas puertas, se podrán encontrar otros poemas de Paul Celan, y de algunos otros grandes escritores que, al igual que él, vivieron la amarga experiencia de la Shoa en carne propia o se sintieron concernidos por este gigantesco apocalipsis. Y se podrá, incluso, ojear parte de su correspondencia y de la de quienes, como él, decidieron acabar voluntariamente con sus vidas.

Finalmente, sería muy ilustrativo adentrarse en la breve reflexión sobre la Música en el Holocausto elaborada por el Instituto Yad Vashem de Jerusalén, y que no tiene desperdicio.


Carlos Morales del Coso
Poeta y Editor de El Toro de Barro
La segunda colección de poesía más antigua de España


* * *

Éste es el poema más reconocido de Celan, publicado por primera vez en 1948 y se cree que fue escrito en 1944.  Publicado en rumano como "Tangoul Mortii" ("Tango de la Muerte") en 1947.  Su nombre definitivo fue "Todesfuge" "Fuga de la muerte".  Allí acuna el concepto de "Negra leche del alba" y hace referencia a "death music", "Todesmusik" o "Danza de la Muerte",  aludiendo al momento en que los nazis obligaban  a los prisioneros judíos a tocar música mientras sus compañeros eran conducidos y esperaban ser ejecutados.


«El poema que aquí publicamos está construido sobre la evocación de un hecho real. En Lubin, como en muchos otros campos de la muerte nazis, un grupo de condenados era forzado a cantar nostálgicas canciones mientras otros cavaban tumbas».  Así dice una nota en su primera publicación.

En sus NOTAS SOBRE EL POEMA TODESFUGE (FUGA DE LA MUERTE)Javier Galarza, poeta argentino, entrega algunas claves acerca del tema:

  • La Margarete aludida es la protagonista del Fausto de Goethe.
  • La Sulamith es la amada del bíblico El cantar de los cantares.
  • El oxímoron Negra leche del alba sirve para abrir las cuatro estrofas del poema.
  • Celan fue acusado de plagio, ya que al escribir el poema tubo a la vista tres poemas anteriores de una calidad inferior al suyo:   El poema "Él" de de Immanuel Weissglas, compañero de Paul Celan en el instituto de Czernowitz, El poema "Hacia la vida", (1925) de Rose Auslander que incluye la «metáfora» leche negra,  y que Celan tuvo en sus manos al salir del campo de concentración (1944—1945), y por último,  la versión de Yvan Goll (también Iwan G. o Ivan G., de nombre real Isaac Lang, (1891-1950), poeta francoalemán, que defendía su esposa, la periodista francesa Claire Goll.
Éste es el poema de Immanuel Weissglas,  donde están presente las metáforas:


EL  (1944)

Elevamos tumbas en el aire y nos asentamos al fin
Con mujeres y niños en el lugar que se nos pide.
Cavamos con diligencia, otros tocan el violín,
Se crea una tumba y la danza ya sigue.

Él quiere que sobre esas tripas con más osadía
El arco roce tan severo como su faz:
Tocad suavemente la muerte, es un maestro alemán.
Que a través de los campos suavemente se desliza.

Y cuando el crepúsculo con sangre surge a la tarde
Abro yo rumiando la boca ensañada,
Cavando para todos una casa en los aires:
Amplia como el ataúd, apretada como la hora de la muerte.

Él juega en la casa con serpientes, amenaza, hace versos;
En Alemania el crepúsculo como en los cabellos de Gretchen.
La tumba que se prepara en las nubes no tendrá ya estrechez:
Porque la muerte era ya, desde lejos, un maestro alemán




Con todo esto,  no se puede desconocer la grandeza del poema de Paul Celan y el gran aporte testimonial en la poesía del Holocausto,  que fue capaz de legar a la humanidad.


Como corolario de la perfección del poema Todesfuge de Paul Celan,  la magnífica versión escrita por Carlos Morales del Coso y su dramática lectura a observar en el video,  quedan estas palabras tremendas y rotundas de Rainer María Rilke,  cuando lo terrible emerge de la mano de la belleza:


"Pues la belleza no es nada sino el principio de lo terrible, lo que somos apenas capaces de soportar, lo que sólo admiramos porque serenamente desdeña destrozarnos."

Hay traducciones que circulan por allí y son planas, perdiendo lo principal: intensidad y dramatismo que los hechos requieren. Esta versión es perfecta en ambos (especialmente a través de sus epínomes), también en ritmo y lenguaje, con sus tropos cargados de significado, difíciles de encontrar en otros poemas de otros autores, para ser capaz de decir sin decir todo aquello tan tremendo.  Estoy pensando en "serpientes", "perros", "como humo en el viento", estrechas zanjas, y la "negra leche"...  oxímoron que lejos de contrarrestar, exacerba, por un lado alimenta la muerte y por otro desea la vida, como un vino agrio, que a su vez apela tanto a la alegría como al dolor.

Carlos Morales comenta:  "No es que no me parecieran buenas las otras versiones que conozco, y que son realmente magníficas; las de Valente, Jose Luis Reina Palazon y Arnau Pons son, en verdad, fuera de lo común. Pero es que, después de haber oído a Celan repetirlas en distintas grabaciones, me daba la impresión de que ninguna de ellas captaba ese ritmo hipnótico, vertiginoso, contundente, machacón con que el poeta solía recitarlo, y que había conseguido en su alemán. Después de consultarlo con algunos poetas amigos que, además son filólogos expertos en lengua española y alemana, creo que el secreto de este ritmo era el uso constante de palabras llanas, que tan importantes son para la dinámicas de esas lenguas europeas.  Al partir de esa percepción, confirmada por gente que sabía mucho más que yo del tema, empecé a ver más factible encontrar esos compases rítmicos tan hipnotizadores que Celan otorgaba a su Todesfuge.  En todo caso, y para tranquilidad de los puristas, ninguno de los pasos que he dado han sido a la aventura: cuando había alguna duda, he buscado el consejo de amigos alemanes a los que Celan no les es indiferente."

Y sobre Celan, nos dice:  "Hay seres que no terminan de marcharse. Seres que no terminan de cruzar al otro lado de la luz y habitar el territorio de la serenidad. ¿Dónde está realmente Paul Celan ¿Todavía en el puente Mirabeaux, del que se arrojó sobre el Sena aplastando por la culpa de haber sobrevivido a la catástrofe judía? ¿Escuchó, cuando lo hizo los gritos de de aquel oficial alemán, instando a los judíos que habrían de morir "hincad más hondo las palas vosotros los otros seguid tocando y bailad”…
Desde que lo conocí por primera vez gracias a mi amigo el poeta húngaro Jaime Vándor, hace muchos años ya, mi obsesión ha sido reproducir en lengua castellana el ritmo hipnótico y absorbente –tan semejante al de una letanía- con que, en sus comparecencias públicas, Paul Celan recitaba su FUGA DE LA MUERTE. Parecía como si quisiera acentuar los compases marciales que los nazis obligaban a tocar a los judíos que iban camino de un nicho en el aire que “no se yace allí estrecho”, en un intento de integrar su asesinato en ese orden superior del mundo ario que, con él, se liberaba de todo mal futuro. En esa antítesis dramática reside la grandiosa belleza de este poema único, el más leído de la historia contemporánea.  Sé de sobra que a esta versión, que tanto trabajo me ha costado construir, la faltan todavía muchos pulimentos.  Creo, con sinceridad, que este poema, y cualquiera de las versiones que se intenten de él, no se terminará nunca de escribir."

El poema en esta versión ya no sólo se lee, sino se vive con una intensidad arrolladora. Y permite transmutar el horror ante ese dolor, en un viaje místico al interior de uno mismo, para al fin volver una mejor persona.



2 comentarios:

  1. Interesante y documentado análisis del poema de Celan y de la dramática e hipónica versión de Carlos Morales. La historia de la literatura está llena de evocaciones como las que pueden observarse en Todesfuge, pero de allí a llamar eso plagio hay una distancia muy grande. La originalidad del poema está en la elección de las metáforas y en su afinada articulación para transmitir al lector la música del dolor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fe de erratas: Antonio Tello cuando dijo hipónica, quiso decir hipnótica versión.

      Eliminar

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."