I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


domingo, 21 de agosto de 2011

Sakura mía







Poema 14



Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces, cuando aún no existías.

De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.

Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.

Tú estás aquí. Ah tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.


Pablo Neruda


* * *



Tengo en mi poder una serie de cartas de amor,  de esas que hoy en día no abundan,  datan de 1926 a 1931. En base a ellas escribí un cuento para dar a conocer esta bella historia, dejo aquí algunas líneas (conservé la ortografía original, propia de esos años):


"Es lo que me gusta de las cartas manuscritas con borrones y todo,  así puedo sentir situaciones, ánimos,  prisa,  y una impregna personal como huella indeleble, oculta al ojo desinteresado.  Heidegger dice “la escritura manuscrita refleja la esencia del ser”,  en cambio a través de la escritura a máquina,  todos somos aburridamente iguales.

Voy barajando cartas como pétalos de rosas,  nada más misterioso que el olor a vainilla que despiden las hojas amarillentas por el tiempo. 


* * *

Sakura mía:

Mi vida,  esta noche te escribo desde mi oficina.   El mar que lo tengo mui cerca azota la playa con mucha violencia,  i el ruido de las olas es lo único que turba la tranquilidad de la noche.   He abierto mi ventana que da hacia el mar i solo, con mis recuerdos, sueño contigo.   De ayer a hoy apenas ha transcurrido un día i sin embargo me parecen fugaces los instantes pasados junto a ti.   Así me pasa siempre: vivo con el recuerdo de las horas felices.   Después el ensueño se ha prendido en mis ojos.

En el azul de la tarde en un camino que sube bordeado de álamos amarillos,  juntos hemos visto la pálida luna de otoño.  Entonces lenta,  lentamente se unieron nuestras manos,  se miraron nuestros ojos.   

Antes también así fue…  En primavera con los cerezos en flor.  Bajo el ardiente sol de estío que hacía más fragantes los rojos claveles que prendías en tus labios.  En el invierno también se unieron nuestras manos,  se miraron nuestros ojos,  palpitaron nuestros corazones de alegría,  como la lluvia que perfuma la tierra i derrama sus lágrimas en la ventana desde donde me mira mi amor!

Mi Sakurita,  mi preciosa te amo intensamente.
Tuyo,  tu amor,  Carlos

* * *

Luego de 11 años de relación, alcanzaron a vivir un año juntos, aunque jamás tuvieron aquella casita ni los hijos que soñaron.  No habían pasado más de 6 meses cuando se vieron sobresaltados de temores al descubrir la dolorosa e irremisible enfermedad,  de la que Carlos murió al año de casados,  cuando tenía 36.



“La vida es como la flor del cerezo en primavera
Primero capullo,
Enseguida marchita.
¿Cómo esperar que su fragancia sea eterna?”

Almirante Takijiro Onishi
fundador de los Kamikazes



*  Sakura:  flor de cerezo (japonés)





2 comentarios:

  1. !Que tesoro y que velleza esta exposición que haces sobre el amor dulce y sentido hasrael maxsimo.

    Seguire leyendolo en otro momento...con mas tiempo pues lo merece.

    Myriam ...poeta y amiga siempre , besos.

    ROSALBA-Peregrina

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rosalba por tu visita. Siempre eres bienvenida.

    ResponderEliminar

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."