I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


sábado, 24 de septiembre de 2011

Es otoño. Estoy solo. Pienso en tí. Caen las hojas...







"Escribo para que la muerte no tenga la última palabra"
Odysseus Elytis, poeta griego (1911-1996)





MELANCOLÍA



Es otoño. Estoy solo. Pienso en tí. Caen las hojas. 
Vaga la melancolía de una pena que ignoro. 
El viento que estremece las marchitas congojas, 
pasa como un recuerdo por el bosque sonoro. 

Es otoño. Parece que un ensueño renuncia, 
que un desencanto esparce las efímeras galas... 
Una dorada pompa que a La muerte denuncia, 
con el follaje mustio forma una lluvia de alas. 

Estoy solo. Se siente que el otoño es un viaje... 
Hay un alma que llora porque alguien se despide. 
Este ocaso de plantas que enrojece el paisaje, 
con mi desalentada serenidad coincide. 

Tú eres como una brisa por mi huerto sonoro. 
Mi vida es una rama, que a tu paso, deshojas; 
y que tendrá a los vientos, un destino que ignoro. 
Es otoño. Estoy solo. Pienso en ti 

Caen las hojas...



* Pedro Miguel Obligado, Buenos Aires, (1892 - 1967), profesor, ensayista, conferencista, guionista y sobre todo: poeta de raíz hondamente romántica, Según Leopoldo Lugones,  su poesía es "Historia de una melancolía"... "en una intimidad confidencial".




* * *






Serrat 60's


BALADA DE OTOÑO


Joan Manuel Serrat
(De José Luis Perales)



Llueve,
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados,
sobre los pardos tejados,
sobre los campos, llueve.

Pintaron de gris el cielo
y el suelo se fue abrigando con hojas,
se fue vistiendo de otoño.
La tarde que se adormece
parece un niño que el viento mece
con su balada en otoño.

Una balada en otoño,
un canto triste de melancolía,
que nace al morir el día.
Una balada en otoño,
a veces como un murmullo,
y a veces como un lamento
y a veces viento.

Llueve, 
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados,
sobre los pardos tejados
sobre los campos, llueve.

Te podría contar
que está quemándose mi último leño en el hogar,
que soy muy pobre hoy,
que por una sonrisa doy
todo lo que soy,
porque estoy solo y tengo miedo.

Si tú fueras capaz
de ver los ojos tristes de una lámpara y hablar
con esa porcelana que descubrí ayer
y que por un momento se ha vuelto mujer.

Llueve, 
detrás de los cristales, llueve y llueve
sobre los chopos medio deshojados...
Entonces, olvidando mi mañana 
y tu pasado
volverías a mi lado.

Se va la tarde y me deja
la queja
que mañana será vieja,
de una balada en otoño.


* En directo desde el Teatre Fortuny de Reus (10/12/1989)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."