I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


jueves, 21 de julio de 2011

El significado de nuestras propias Ítacas... III Parte

“Ulises y las Sirenas”  -  Herbert James Draper




ÍTACA 

Constantino Kavafis



Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca 
debes rogar que el viaje sea largo, 
lleno de peripecias, lleno de experiencias. 
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes, 
ni la cólera del airado Poseidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita 
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo. 
Los lestrigones y los cíclopes 
y el feroz Poseidón no podrán encontrarte 
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma, 
si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo, 
que sean muchos los días de verano; 
que te vean arribar con gozo, alegremente, 
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia, 
y comprar unas bellas mercancías: 
madreperlas, coral, ébano, y ámbar, 
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender y aprender de aquellos que saben. 

Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca: 
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino; 
mejor será que dure muchos años, 
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla, 
rico de cuanto habrás ganado en el camino. 
No has de esperar que Ítaca te enriquezca: 
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje. 
Sin ella jamás habrías partido; 
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.

Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado. 
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia, 
sin duda habrás comprendido lo qué las Ítacas significan.


* * *







* Constantino Petrou Kavafis en griego Κωνσταντίνος Πέτρου Καβάφης  nace en Alejandría, Egipto (1863 – 1933),  poeta griego, una de las figuras literarias más importantes del siglo XX y uno de los mayores exponentes del renacimiento de la lengua griega moderna. De reconocida orientación homosexual, su poética se alimentó de la lectura de parnasianos y simbolistas franceses, siendo de una gran madurez, exigente, de refinada cultura grecolatina y una subyacente ironía. Tuvo gran influencia en Luis Cernuda.

Kavafis asume la experiencia humana de una forma intemporal y demuestra que, como creían los griegos clásicos, la historia es cíclica.  En sus evocaciones insufla sentimientos de nostalgia y miedo a lo desconocido.


*  Fuente: 
http://es.wikipedia.org/wiki/Constantino_Cavafis


Después de todo un viaje por la vida, el ser humano llega a su destino, cargado de experiencia, de sabiduría, de recuerdos, de importantes compañeros de ruta. 

Si bien el viaje habrá sido importante, lo más importante es lo que nos queda de él, por ello Kavafis nos aconseja cuidar que dure largamente, para permitir el aprendizaje,  la experiencia de vida, el perfeccionamiento personal, hasta conseguir la meta última. 

Que las dificultades del camino, en gran parte son obra de nuestra imaginación y sólo bastará con vencernos a nosotros mismos. 

Llegando cargados de riqueza del largo viaje, la Ítaca de nuestros sueños, jamás nos defraudará, será el nido para el reposo temporal y la tumba para el reposo final.

Tomando ideas del P. John O’Donohue en “Anam Cara”, es en ese libro de gran sabiduría donde podremos encontrar importantes lecciones sobre la vida, el viaje y lo que en él encontremos, cómo aprovechar de todo ello para nuestro propio crecimiento, para encontrarnos a nosotros mismos y a nuestra Ítaca interior:

“Lo eterno no está en otra parte; no es remoto. No hay nada tan próximo como lo eterno. Lo dice la bella frase celta: «Tá tir na n-ógar chulán tí -tír álainn trina chéile».  «La tierra de la juventud eterna está detrás de la casa, una hermosa tierra contenida en sí misma».

El mundo eterno y el mortal no son paralelos; están unidos. Así lo dice la hermosa expresión gaélica «fighte fuaighte» : «tejidos entretejidos».

Detrás de la fachada de nuestra vida normal, el destino eterno forja nuestros días y caminos.  El despertar del espíritu humano es un regreso a casa. 

Sin embargo, irónicamente, nuestro sentido de lo conocido suele conspirar contra ese regreso. Hegel dijo que «una cosa sigue siendo desconocida precisamente porque nos es familiar».

Es muy interesante la relación que existe entre la idea de Homero y de Kavafis sobre Ítaca, y la que nos presenta “Anam Cara”. Son fuentes literarias que se pueden entrelazar para su mayor riqueza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."