I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


miércoles, 20 de julio de 2011

¿Qué haces, luna, en el cielo?... ¿Y yo quién soy?







"Luna llena de invierno entre las ramas de unos árboles sin hojas"

George F. Mobley







CANTO NOCTURNO DE UN PASTOR ERRANTE DE ASIA



Giacomo Leopardi






¿Qué haces, luna, en el cielo? Dime, luna 
silenciosa ¿Qué haces?

Sales de noche, y vas,
contemplando los yermos; luego bajas.
¿No estás contenta aún
de recorrer las vías sempiternas?
¿No te has hastiado aún, aún te gusta 
contemplar estos valles?
Se asemeja a tu vida
la vida del pastor.
Con el alba despierta;
por el prado conduce su rebaño, 
y ve fuentes, rebaños y praderas;
y reposa a la noche su fatiga:
no espera más.

Dime: ¿para qué sirve
al pastor su vivir
y a vosotros el vuestro? ¿a dónde lleva
mi breve caminar
y tu inmortal carrera?

Viejo, enfermo, canoso, 
descalzo y mal vestido,
con un haz pesadísimo a la espalda,
por montañas y valles,
por riscos, parameras y malezas,
al viento, a la tormenta, cuando arde 
la hora y cuando hiela,
corre, corre y ansía,
cruza estanques, torrentes,
cae, se levanta, se apresura aún más, 
sin pausa ni reparo,
herido, ensangrentado, hasta que llega 
allí donde el camino,
donde tantas fatigas se terminan. 

Abismo inmenso, horrible
donde todo lo olvida en su caída. 
Virgínea luna, así 
es la vida mortal.











Nace el hombre al dolor,
y el nacimiento es riesgo ya de vida. 

Gusta tormento y pena
como primicias; y desde el comienzo 
sus padres ya se empeñan
en consolarle por haber nacido.
y después, mientras crece,
lo sujetan los dos, y siempre así 
con actos y palabras
procuran darle fuerzas,
y del estado humano consolarle:
un trabajo más grato
no hacen los padres para con su prole. 

¿Mas para qué alumbrar
y mantener en vida
a quien preciso es consolar de ella?
Si la vida es desdicha
¿por qué nos dura tanto?

Intacta luna, es ésta
la mortal condición.
Mas tú no eres mortal,
y tal vez no comprendas cuanto digo.






Mas solitaria, peregrina eterna, 
acaso entiendas, tú, tan pensativa,
lo que es nuestro dolor,
nuestros suspiros y el vivir terreno;
lo que es nuestro morir, esta suprema 
palidez del semblante,
y faltar de la tierra, y acabarse
las gratas compañías cotidianas.
y tú en verdad comprendes
el porqué de las cosas viendo el fruto 
del día, de la noche,
del tácito, infinito andar del tiempo. 
Tú sabes, en verdad, a qué amor dulce 
ríe la primavera,
a qué ayuda el ardor, y qué procuran 
los hielos del invierno.
Sabes mil cosas, cosas mil descubres 
que al humilde pastor le están ocultas. 
A menudo, mirándote
tan silenciosa sobre el yermo llano, 
que, en su lejano giro, al cielo toca;
o bien con mi rebaño
siguiendo mano a mano mi viaje;
o viendo arder los astros en el cielo 
me digo pensativo:

¿para qué tantas luces?
¿qué hace el aire infinito, y la profunda 
calma infinita? ¿qué nos dice esta 
inmensa soledad? ¿y yo quién soy?

Así voy cavilando: y de la estancia 
soberbia, ilimitada,
y acerca de la innúmera familia:
luego de tanto andar, de tantos pasos 
de las cosas celestes y terrenas,
que sin descanso giran,
y al punto de partida siempre vuelven; 
utilidad o fruto
no adivino ninguno. Pero tú,
oh joven inmortal, todo lo sabes.
Esto conozco y siento,
que del girar eterno, 
que de mi frágil ser,
bien y contento acaso
tendrá algún otro; y yo la vida sufro.

¡Oh grey mía en reposo, oh tú feliz 
que ignoras, así pienso, tu miseria! 
¡Cuánta envidia te tengo!


No sólo porque libre
estás casi de afanes;
o porque pronto olvidas
cualquier daño, o temor extremo, o cuita; 
mas porque el tedio siempre desconoces.
A la sombra tumbada, sobre el prado 
estás quieta y contenta;
y gran parte del año
sin aburrirte, de esta forma gastas.

Y a la sombra del prado yo me siento, 
y un hastío me colma
la mente, cual punzada de una espuela, 
y estoy sentado, lejos más que nunca 
de encontrar paz o centro
y no deseo nada,
y ninguna razón de llanto tengo.

Lo que goces, o cuánto,
no sé decir; mas eres venturosa.
y bien poco es mi gozo,
pero no sólo, oh grey, de eso me quejo. 

Si supieses hablar, preguntaría:
dime ¿por qué yaciendo
ocioso, sin cuidado,
todo animal se aquieta;
mas si reposo yo me asalta el tedio? 

Acaso si tuviera
alas para volar sobre las nubes,
y contar las estrellas una a una,
o errar de cima en cima como el trueno, 
sería más feliz, dulce rebaño,
sería más feliz, cándida luna.

O tal vez, ciertamente,
me equivoco al mirar otros destinos:
tal vez en toda forma, en todo estado 
que se halle, en cuna o cueva, 
funesto es al que nace el primer día.


***















*  Giacomo Leopardi, poeta, escritor, filósofo, filólogo y erudito italiano del Romanticismo. cuyo nombre completo es conde Giacomo Taldegardo Francesco di Sales Saverio Pietro Leopardi, nació en Recanati en 1798 y murió en Nápoles en 1837.

Este poema es de una belleza excepcional,  además de un alto valor poético, profundamente existencial y cosmológico,  con un rotundo y marcado aire melancólico.   Lo considero uno de esos grandes tesoros que vale la pena acrisolar. 

Se publicó por primera vez en 1831, en la edición llamada “florentina”.   El autor definía a ese pastor como “vagante”.  ¡El sentido era análogo, así como análogo es el sentimiento de sí que la mayor parte de los hombres nutre.  La vida como un vagar, más o menos afortunado, de una nada a otra,  ocultándose bajo cáscaras distintas.

Pero en este poema, surgen poderosas interrogantes humanas que pone en jaque a la razón:  sobre el cielo, la Luna, la naturaleza y los hombres, ante lo real, lo pequeño y lo grande.

¿y yo quién soy?

El hombre del tercer milenio, dueño de importantes conquistas y habilidades, no puede encontrar respuesta a estas preguntas.

¿y yo quién soy?

No es cuestión de identidad psicológica.  Se trata de descubrir en qué se apoya y cómo cobra consistencia esa realidad tan aparentemente pequeña, y sin embargo decisiva, que llamamos “yo”. De modo que encontremos la fuerza para empezar siempre de nuevo, luego de cada obstáculo.  Construir nuestra vida personal y social y vencer los errores inevitables que responden a nuestra limitada condición humana.

La pregunta de Leopardi podrá resultar incómoda e inoportuna para un tiempo que ha abolido todos los dioses excepto el tener, el hedonismo y el poder.

¿y yo quién soy?

Esta es la única pregunta con que se enfrenta el hombre cada día al levantarse. Por el solo hecho de existir.   Es un grito lanzado al universo infinito, al misterio, que para los creyentes, es Dios, el que lo ha creado todo y el único increado, es también el único que nos puede iluminar una respuesta y conferir seguridad a nuestra vida incierta. 


Mi referente para las cuestiones existenciales es Jesucristo y encontré estas reflexiones en una revista Católica, pero la invitación a la reflexión sobre la existencia humana está abierta a creyentes y no creyentes.

Ref. 
Revista “Huellas”, editorial año 2001

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."