I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


domingo, 3 de julio de 2011

Inmaculado Corazón de María (Sábado 2 de Julio de 2011)

Al día siguiente de la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, la Iglesia celebra la Memoria del Corazón Inmaculado de María. La contigüidad de las dos celebraciones es ya, en sí misma, un signo litúrgico de su estrecha relación: el mysterium del Corazón del Salvador se proyecta y refleja en el Corazón de la Madre que es también compañera y discípula.

Así como la Solemnidad del Sagrado Corazón celebra los misterios salvíficos de Cristo de una manera sintética y refiriéndolos a su fuente –precisamente el Corazón-, la Memoria del Corazón Inmaculado de María es celebración resumida de la asociación de la Madre a la obra salvadora del Hijo: de la Encarnación a la Muerte y Resurrección, y al don del Espíritu.





Color: Blanco
Santoral:  Memoria del Corazón Inmaculado de María


Lecturas de la liturgia

Primera Lectura: Isaías 61, 9-11
"Desbordo de gozo con el Señor"

La estirpe de mi pueblo será célebre entre las naciones, y sus vástagos entre los pueblos.  Los que los vean reconocerán que son la estirpe que bendijo el Señor.
Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido con un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas.
Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos


Interleccional:   Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador.

Mi corazón se regocija por el Señor,
mi poder se exalta por Dios;
mi boca se ríe de mis enemigos,
porque gozo con tu salvación.

Se rompen los arcos de tus valientes,
mientras los cobardes se ciñen de valor;
los hartos se contratan por el pan,
mientras los hambrientos engordan;
la mujer estéril da a luz siete hijos,
mientras la madre de muchos queda baldía.

El Señor da la muerte y la vida,
hunde en el abismo y levanta;
da la pobreza y la riqueza,
humilla y enaltece.

Él levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para hacer que se siente entre príncipes
y que herede un trono de gloria.


Evangelio: Lucas 2,41-51
"Conservaba todo esto en su corazón"

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua. Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedo en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres. Éstos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en su busca. A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas; todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba. Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre:

“Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados.”

Él les contestó:

“¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?”

Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. Él bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad.  Su madre conservaba todo esto en su corazón.

***

"El Corazón de la Madre del Salvador es como un divino espejo en el que su Hijo amado ha pintado de manera extraordinaria todas las virtudes de su Divino Corazón. Así, quien pudiera ver el Corazón de la Reina de los Ángeles, como los ángeles lo ven, vería una imagen viva y perfecta en el amor, la caridad, la humildad, la obediencia, la paciencia, la pureza, el odio al pecado, y todas las virtudes del entrañable Corazón de Jesús. El Corazón de María es modelo de nuestros corazones; y toda la dicha, la perfección y la gloria de nuestros corazones consiste en tratar de hacer que sean la imagen viva del Corazón de María, como ese Inmaculado Corazón es un verdadero retrato del Corazón adorable de Jesús."

(San Juan Eudes: El Corazón Admirable de la Santísima Madre de Dios)


DEVOCIÓN AL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

Los orígenes de esta devoción podemos encontrarlos en las Apariciones de la Virgen en Fátima, Portugal,  por el año 1917,  a los pequeños pastores Lucía,  Jacinta y Francisco.

El trece de Junio, cuando los niños llegaron a Cova vieron que había una pequeña multitud esperándolos. Después de haber rezado el Santo Rosario con Jacinta y Francisco junto con las personas que estaban presente, vimos otra vez, el reflejo de luz que se nos acercaba (solíamos decir que eran rayos) y después, a Nuestra Señora en el roble como en mayo.

"Por favor dígame, Señora, ¿qué es lo que quiere de mi?"

"Quiero que vengas aquí el día trece del mes que viene. Quiero que continúes rezando el Santo Rosario todos los días. Después de cada misterio quiero que mis hijos recen de esta manera:

"Oh mi buen Jesús, perdona nuestros pecados,
líbranos del fuego del infierno.
Lleva a todas las almas al Cielo,
y socorre especialmente a las más necesitadas de tu Divina Misericordia".

"Quiero que aprendan a leer y escribir, y luego les diré que más quiero de ustedes."

"¿Nos llevarás al Cielo?"

"Sí, me llevaré a Jacinta y a Francisco muy pronto, pero tú te quedarás un poco más, ya que Jesús desea que tú me hagas conocer y amar en la tierra. Él quiere también que tú establezcas devoción a mi Inmaculado Corazón en el mundo entero."

"¿Y me voy a quedar sola en el mundo?"

"No sola, hija mía, y no debes estar triste. Yo estaré contigo siempre, y mi Inmaculado Corazón será tu consuelo y el Camino que te llevará hacia Dios".

Fue en ese momento, cuando pronunció sus últimas palabras, Ella abrió las manos y nos comunicó por segunda vez el reflejo de esa luz inmensa. En Ella nos vimos como sumergidos en Dios. Jacinta y Francisco parecían estar dentro de la parte de luz que se elevaba hacia el Cielo y yo en la que se reflejaba sobre la tierra. En la palma de la mano derecha le vimos un corazón rodeado de espinas que parecían penetrarlo. Comprendimos que era el Corazón Inmaculado de María que, ultrajado por los pecados de la humanidad, pedía reparación.

(Sor Lucía de Fátima . Memoria sobre la segunda aparición en Fátima)

***

En 1942, el Papa Pío XII consagraba la Iglesia y el género humano al Corazón Inmaculado de María y en 1944 la fiesta del Corazón Inmaculado de María se extendió a toda la Iglesia.

"El Corazón de la Madre es en todo semejante al Corazón del Hijo. También la Bienaventurada Virgen es para la Iglesia una presencia de paz y de reconciliación: ¿No es Ella quien, por medio del Ángel Gabriel, recibió el mayor mensaje de reconciliación y de paz que Dios haya jamás enviado al género humano (Lc. 1,26-38)?

 
María dio a luz a Aquél que es nuestra reconciliación; Ella estaba al pie de la Cruz cuando, en la Sangre del HijoDios reconcilió "con Él todas las cosas" (Col 1,20); ahora, glorificada en el Cielo, tiene -como recuerda una plegaria litúrgica- "un corazón lleno de misericordia hacia los pecadores, que, volviendo la mirada a su caridad materna, en Ella se refugian e imploran el perdón de Dios..." 

(Beato Juan Pablo II. Ángelus. Domingo 3 de septiembre de 1989).

"Que la Bienaventurada Virgen, que acogió en Su Corazón Inmaculado al Verbo de Dios y mereció concebirlo en Su Seno Virginal (Prefacio de la Misa votiva de la Bienaventurada Virgen Moría Madre de la Iglesia) nos enseñe a poner en el Corazón de Su Hijo nuestra total esperanza, con la certeza de que ésta no quedará defraudada."

(Beato Juan Pablo II. Ángelus. 17 de septiembre de 1989)
 
*  Fuente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."