I will wait for you

I will wait for you
"Expectations" - Christophe Vacher

Bosque en Galway - Vratsagirl


martes, 24 de enero de 2012

Nostalgias de Ampuero V







LA HISTORIA DE LA VILLA DE AMPUERO

Existen algunos restos líticos asignables al paleolítico y edad del bronce, como La Cueva Honda,  situada al pie de la Sierra de Breñas, en Hoz de Marrón, donde se han encontrado restos del Paleolítico Medio y Superior. Es una cavidad abierta que cuenta con una profundidad estimada de 2.500 metros, con múltiples galerías por cuyo interior discurre un río.

También está el conjunto del Alto de Lodos,  compuesto de un menhir y un dolmen asentados sobre 700 mts. de altitud, en un lugar llamado El Peñascón, junto a la cumbre de las Nieves, sobre la cual existe desde el siglo XVI una ermita dedicada a la Virgen.            




Menhir de Lodos,  Ampuero

El menhir de Lodos, a 716 mts. de altitud, marca el límite de los municipios Ampuero, Rasines y Guriezo; se trata de un bloque de piedra caliza, un megalito de 1,86 metros de altura clavado en el suelo y pronunciadamente inclinado. 

A 150 mts. de distancia y 728 mts. de altitud se encuentra el dolmen.  Está compuesto por un túmulo formado por piedras de diverso tamaño que abarcan un espacio de trece metros de diámetro; éstas cubren una cámara de la cual faltan tanto la cubierta como las lajas de dos laterales y en cuyo interior se hallaron diversos materiales de industria lítica tallada. Este es el primer sepulcro de su naturaleza inspeccionado en Cantabria. De los hallazgos materiales que ha arrojado este monumento se deduce la presencia de grupos megalíticos desde mediados del siglo IV a.C.


Monasterio de San Mamés de Cerbiago

La historia documentada se encuentra a partir de la época medieval.  Desde tiempos de Alfonso I,  en este municipio de Ampuero se sitúa un fuerte asentamiento cristiano.  Ya en el siglo XI hay citas de Marrón y en el siglo XII consta la existencia del monasterio de San Mamés de Cerbiago (1135) dentro del dominio de Santa María de Puerto




Monasterio de San Mamés de Cerbiago


Se supone que vivió en estos valles el conde castellano Fernán González.  La Merindad de Vecio incluía a la villa de Laredo y las localidades de Ampuero, Cereceda, Marrón, Seña y Udalla.  Según la delimitación que Alfonso VIII concedió a Laredo el año 1200, en su Fuero, comprendería gran parte de lo que hoy es el municipio de Ampuero, como Udalla, Hoz de Marrón y Cerbiago.

La situación privilegiada y la abundancia del recurso hierro permitió la temprana existencia de fundiciones y martinetes junto a los márgenes del río Asón, como energía el carbón vegetal y la fuerza hidráulica.


Los documentos medievales hablan de esta actividad, y en 1335 sus habitantes recibieron del rey Alfonso XI el conocido Fuero de las Ferrerías que eximía a estos lugares del pago de la moneda forera y de otros pechos. 

La capital, Ampuero, es nombrada como villa real, en el censo fiscal del Becerro de las Behetrías (1351). Behetría era "una población cuyos vecinos tenían derecho a elegir su señor",  el término deriva del latín benefactoríabenefetria y benfectria.  Este beneficio se incorpora entre las gentes del señorío de los Velasco (siglos XIV-XV).

El más antiguo de los datos de la ferrería de Ampuero es la compra de una parte de la ferrería de las Colinas en 1375 por el Camarero Mayor del Rey Pedro Fernández de Velasco y de la herrería y aceña de Bernales en el valle de Ampuero por el mismo personaje en 1379. 

En la Edad Media ya debió existir el camino de Burgos a Laredo, pasando por Ampuero, pues en 1499 se menciona que se repara esta vía.  Del mismo año data la primera cifra de población que se conoce de Ampuero que tenía 212 vecinos.

Las más antiguas ordenanzas de la villa de Ampuero corresponden al año 1529 y llevan el título de "Ordenanzas y estatutos municipales del concejo y vecinos del lugar de Ampuero para su gobierno político y económico". Contienen 68 capítulos que regulan diferentes aspectos de carácter económico, administrativo y de relaciones laborales, abastecimiento y otros.

En el siglo XVI, la preponderancia del "bastión de Laredo" llevó a Carlos V, en 1537 a dar a la villa marítima un privilegio que incluía dentro de su jurisdicción muchas aldeas de Ampuero.

En la visita de 1578 el Corregidor manifestaba que había gran desorden en la villa "de jugar en las casas donde hay tabernas, siendo en tanto desorden y cantidad que se están los días y las noches muchas personas jugando vino en cantidad demasiada y jugando los que tienen oficios y viven por sus trabajos".  La prohibición del juego en Ampuero se especificaba en el mandato general de que "ninguno que tuviera tabernas convitara al juego de naipes ni de día ni de noche, so pena de 3.000 maravedís".


Panorama de Alisas, Valle Alto del Asón, Cantabria

Los protocolos de 1612 informan como el Corregidor visitaba "el lugar de Ampuero, término y jurisdicción de la villa de Laredo" a cuya visita eran llamados los vecinos:

"Juntados en el cementerio de la iglesia de Nuestra Señora Santa María del dicho lugar mandaron repicar la campana de dicha iglesia concejo según costumbre y así repicada y tañída se juntaron”.  En ese mismo lugar se juntaban los vecinos para celebrar la elección de oficios.

En esos tiempos las actividades se centraban,  además de las ferrerías,  en plantaciones de viñas, prados, huertos, montes poblados de roble y encinas y helgueras con mimbres.   Además del elevado número de molinos harineros en el barrio de Ahedo, en el pozo de las Toberas, otros sobre el río de Bernales, en el sitio de Terrajón y en el sitio de la Riera, contiguo a la ferrería. Otro molino había en el sitio de la Bárcena que llamaban del maíz cardón y el de Emtrambosríos, entre Bernales y la Toberas. 

En 1704 el rey Felipe V concedió un privilegio de ferias y mercados en favor del Santuario de la Bien Aparecida.  Y en 1731 el mismo monarca fortaleció su título de villa,  con el que aparece en el Catastro de Ensenada en 1753.

Para esta fecha, la localidad ya tenía una sólida tradición de artesanos metalúrgicos, herreros, fundidores y cerrajeros, herederos de los ferrones medievales, en coexistencia con las ocupaciones agrarias y los molinos harineros.  En la época moderna,  en las respuestas generales del Catastro de Ensenada de 1753,  se recoge la existencia de la ferrería de Ampuero, que producía 700 quintales de vena hierro, propiedad de Juan de Isla,  que  estableció una importante fábrica de anclas para los bajeles de la Armada. También el Catastro de Ensenada informa de las fábricas de martinetes y fraguas en Hoz de Marrón.

En el Censo de Floridablanca, en 1787  Ampuero llega a 828 habitantes. 

En este mismo censo, la proporción de hidalgos en Ampuero era casi del 100%, había un total de 822 hidalgos: 2 Abogados, 6 Estudiantes, 1 Fabricante,  6 Empleados del Rey, 4 Con fuero militar, 3 Curas, 126 labradores,  63 Jornaleros, 13 Criados.


Así mismo informa que había en la villa y sus barrios 162 casas habitables, 13 caseríos de campo, 65 casas inhabitables que servían para el ganado y pajares, y 27 casas arruinadas. Además se cita que en la villa existían tres tabernas, un mesón, una carnicería, una abacería y la barca para tránsito de gentes y caballerías sobre el río Marrón que era propiedad del concejo.






En la época Contemporánea Ampuero formaría su propio Ayuntamiento dentro del partido judicial de Laredo, y en 1845 tenía 2086 habitantes, y había en el municipio 216 casas en los trece barrios que eran: Bárcena, Bernales, El Camino, Cerbiago, El Collado, Las Garmillas, Ahedo, Pieragullano, Rascón, Rocillo, Solamaza, las Entradas y Tabernilla. 

En el siglo pasado la comarca de Ampuero tenía una gran riqueza forestal de robles, hayas y castaños y en el río Asón se pescaban abundantes salmones.  La producción agraria consistía en el cultivo de maíz, alubias, patatas, castañas, fruta, legumbres, hortalizas, vino, chacolí y mucha hierba. Había abundante ganadería y caza, y las ferias de Santa María se celebraban el 8 de septiembre. 



Ayuntamiento de Ampuero en la actualidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Las distancias tocadas por la gracia vuelven amigos a los extraños."